Avanzada kirchnerista: presentaron un nuevo proyecto de ley que baja las mayorías para elegir y remover al Procurador

Mientras el presidente Alberto Fernández de postular a Daniel Rafecas como jefe máximo de los fiscales, dieron un nuevo paso en otra dirección: el debilitamiento y politización del Ministerio Público Fiscal (MPF), a cargo de investigar los delitos federales y los casos de corrupción que involucran a funcionarios nacionales.El senador rionegrino Alberto Weretilneck, aliado del , presentó un nuevo proyecto de ley con una vuelta rosca. Además de bajar de dos tercios a la mitad la cantidad de votos necesarios en el Senado para elegir o destituir al Procurador, le fija un mandato de cinco años, renovable por otros cinco, dispone nuevas pautas para trasladar a los fiscales y propone modificar el sistema para removerlos, sumando al menos dos nuevas sillas para la política.A lo largo de 23 carillas el proyecto va más lejos. Ante el avance hacia el llamado "sistema acusatorio" -que deja en manos de los fiscales la instrucción de las investigaciones-, el texto de la reforma propuesta alienta el debilitamiento del MPF. Entre otras variantes, al reducir la cantidad de votos necesarios para designar y remover al Procurador a la "mayoría absoluta" del Senado, una opción que rechazan las organizaciones civiles especializadas, como así también los expertos que convocó el Senado."Se propone que la designación sea por una mayoría absoluta para reconocer la importancia de la figura del Procurador", argumentó el senador, "respecto de los demás funcionarios que, por ejemplo, en el caso de los fiscales, son designados por mayoría simple de los miembros presentes, pero exigir una mayoría calificada solo sería exigible en el caso de cargos vitalicios".El propio Rafecas, como candidato a Procurador , ya anticipó que en esas condiciones. "Si se modifica la exigencia de dos tercios, no estoy dispuesto a asumir", afirmó ante la consulta de LA NACION, en tanto que, días después, la ministra de Justicia, Marcela Losardo, reafirmó el apoyo del Ejecutivo a su postulación.Sin embargo, el proyecto de Weretilneck -quien apoyó la iniciativa oficialista por la reforma judicial y a cambio obtuvo una Cámara de Apelaciones para General Roca, además de de Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Germán Castelli- podría complicar ahora la nominación de Rafecas y más cercanos al kirchnerismo duro.¿Vitalicio o a plazo fijo?La opción de un mandato por cinco años, más la posibilidad de renovar por otro período idéntico, en vez de mantener el cargo como vitalicio también abre otros...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba