Avanza la investigación sobre la venta de fusiles a bandas narco brasileñas

 
EXTRACTO GRATUITO

La investigación que puso al descubierto a que ingresaba en la Argentina de contrabando partes de armas de guerra para, después de ensamblarlas, venderlas a organizaciones criminales de Brasil y de Paraguay ingresó en su etapa final con la elevación a juicio de parte del expediente judicial con nueve sospechosos que deberán sentarse en el banquillo de los acusados. Entre los acusados que deberán enfrentar un juicio oral y público están los hermanos Román y Flavio Ragusa, Alfredo Castañón, Jorge Loschiavo, Ricardo Pelayo Perpiña y Ernesto Sánchez.El debate, que todavía no tiene fecha, estará a cargo del Tribunal Oral en lo Penal Económico Nº 1, integrado por José Michilini, Diego García Berro e Ignacio Fornari. El Ministerio Público está representado por el fiscal Marcelo Agüero Vera."Se encuentra corroborado, con los alcances requeridos para esta etapa del proceso, que los nombrados integraron una organización delictiva que, al menos, desde el mes de noviembre de 2017 hasta el día 1º de noviembre de 2018, habría estado destinada a cometer delitos diversos, principalmente vinculados con las", sostuvo en la elevación a juicio el juez en lo penal económico Pablo Yadarola, a cargo de la causa, respecto de los hermanos Ragusa, Castañón, Sánchez, Perpiña y Loschiavo.En la resolución, el juez Yadarola explicó que los sospechosos se dedicaban al contrabando, acopio, fabricación ilegal de armas de fuego, municiones y piezas e instrumental para producirlas, "así como también procuraban dar apariencia lícita a los bienes obtenidos en ese contexto, haciendo de ello su actividad principal y habitual"."El armamento en cuestión habría provenido del crimen organizado a nivel internacional, y, conforme surge de las constancias de autos, podrían haber tenido como destino el abastecimiento de grupos criminales que operarían en diferentes países, como Brasil y Paraguay", afirmó Yadarola en la elevación a juicio.El magistrado resaltó el dinero que, según registros incorporados en el expediente, recibió desde el exterior Román Ragusa, de 56 años. "Se desconoce, de momento, el motivo real de los mismos, y además se ha podido conocer que el nombrado [por Román Ragusa] registra cuentas bancarias en los Estados Unidos, como así también una gran cantidad de movimientos migratorios hacia ese país y Europa, en especial, España, justamente sitios de donde provendría la mercadería".En una de sus declaraciones indagatorias, el acusado, según se desprende del expediente...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA