Atrocidades contra la humanidad durante la guerra de liberación en Bangladesh: un caso de genocidio

Autor:Wardatul Akmam
Páginas:50-67
 
EXTRACTO GRATUITO
50
Revista de Estudi os sobre Genocidio
Introducción
Los logros h umanos d urante el si glo
XX en el campo de la ciencia y la tecnología
son, en verdad, significativos y loables. No
obstante, el siglo pasado fue “el siglo más
sangriento en la historia”1. Los académicos
consideran al siglo XX “una era de geno ci-
dio”2. Este artículo trata a cerca de las atro-
cidades co ntra la humanidad p erpetradas
por el gobierno y el ejército de Pakistán Oc-
cidental durante la g uerra de seces ión en
Bangladesh (ex Pakistán Oriental). Muchos
intelectuales y periodistas3 catalogan a es-
tas atrocidades como genocidio. º S i n
emba rgo, éstas no sie mpre pueden ser
rotuladas como genocidio, si seguimos es-
trictamente las definiciones formuladas por
autorizados expertos en la materia. El prin-
cipal objetivo de este artículo es demostrar
que la masacre en Bangladesh (1971) fue
un gen ocidio, con siderado en función d e
dos criterios: “grupo víctima” e “intención”.
Una definición aceptable de genocidio de-
bería ser liberal en términos de ambos cri-
terios; deberí a incluir com o grupo víctim a
a todos lo s tipos de grupos identifica bles.
En lo que respecta a la int ención, no nece-
sariamente debe ser aniquilar fí sicamente
a la t otalidad del grupo vícti ma; un grupo
puede ser virtualmente destruido aniquilan-
do a su elite política y a sus inte lectuales.
El v acío cre ado por estos c rímenes deja
al grup o víctima co n escasas o inexisten-
tes pos ibilidades de prosperar como una
entidad concreta, c on respeto p or sí mis-
ma y g rande s am bicio nes. Los grupo s
nacional es, raciales o étnicos puede n ser
destr uidos de modo pl anificad o a trav és
de m atanzas selec tivas, y esta clase de
Atrocidades contra la humanidad durante la guerra
de liberación en Bangladesh: un caso de genocidio*
Wardatul Akman
* Este artículo fue extraído del Journal of Genoc ide Research, (Vol.4, Nº 4, 20 02. Págs. 543-559) con el der echo no
exclusivo de edición en español otorgado como parte del in tercambio de cooperación entre el Journal of Genocide
Research y la Revista de Estudios sobre Genocidio. Se agradece al Journal of Genocide Research la cesión de dere-
chos. Traducción: Mariana Dematteo.
1 Forsythe, D. P., “ Human rights and foreign polic y in the next millennium”, In ternational Journal, Vol. 53, Nº 1, 1997.
Pág. 114.
2 Chalk, F. y Jonassohn, K., The History and Sociology of Genocide: Analyses and Case Studies, Yale University Press,
Nueva Haven y Londres, 1990. Pág. 22.
3 Por ejemplo, Harff, B., Genoc ide and Human Rights: International Legal a nd Political Issues, Vol. 20, Libro 3, Mono-
graph Series in World A ffairs, Graduate School of Internat ional Studies, Universidad de Denve r, Denver, CO, 1984.
Pág. 3. Jaha n, R., “Genocide i n Bangladesh: eyew itness accounts”, e n S. Totten, W. S. Parsons e I. W. C harney,
eds., Geno cide in the Twe ntieth Century, Garland, Nuev a York y Londre s, 1995. Pág. 3 71. Mascarenhas , A., The
Rape of Bangladesh, Vikas, Delh i, 1971. Pág . 118. Mia, M., “Violat ion of human rights and genocide in Bangla-
desh”, en K. Chaudhury y col., eds., A Nation is B orn, Calcutta University Ban gladesh Sahaya k Samiti, Calc uta,
1974. Pág. 32.
51
Atrocidades contra la humanid ad durante la guerra de lib eración en Banglade sh: un caso de geno cidio
matan za deber ía ser incluida bajo el tér-
mino genocidi o4. Sobre la base d el crite-
rio anter iormente expuesto, una definición
acep table d e geno cidio s ería un a form a
modifica da de la defini ción formulada por
la Organización de las Naciones Unidas en
la Convención sobre Geno cidio (ahora in-
cluida en el De recho Internacional). La de-
finición proporcionada por la Organización
de las Naciones Unidas en 1 949 establece
lo siguiente:
...se enti ende por genocid io cual-
quiera de los siguien tes actos perpe-
trados con la intención de destruir, to-
tal o parcialm ente, a un grupo nacio-
nal, étnico, racial o religioso como tal:
a. Matar a miembros d el grupo; b.
Causar graves daños físicos o me n-
tales a miembro s del gru po; c. In fli-
gir d eliberada mente so bre el g rupo
condiciones de vida calculadas p ara
provocar su d estrucción física total o
parcial; d. Impo ner medidas tendien-
tes a imped ir los nacimie ntos en el
seno del grupo; e. Transferir niños del
grupo a otro grupo por la fuerza5.
Algu nos con sideran qu e esta defini-
ción es muy limitada d ado que no incluye
grupos sociales o políticos6. Modificar esta
definición reemplazando “un gru po nacio-
nal, étnico, racial o religioso” por “cualquier
grupo identificable definido por el perpetra-
dor” hará aceptable la definición de la ONU
en térm inos de grupo víctima e i ntención.
En este artícul o se intenta rá de mostr ar
–tras disc utir los anteceden tes históricos–
que los incidentes y la intención de las atro-
cidades perpetradas por los paquistaní es
occidentales en Bangladesh fueron genoci-
das en su alcance, y que estas atrocidades
contra los bengal íes como nación y contra
los hindúes bengalíes como minoría religio-
sa pueden ser calificadas de genocidio.
Las vi olaciones masivas sistemáticas
pueden constituir en sí mismas “actos d e
genocidi o” en lugar de ser meramente un
“modo de con tribuir a l genoci dio”7. Re fi-
riénd ose a Helen Fein, Smith a firma que
las viola ciones masivas sistemática s “son
actos de genocidio en al menos tres se nti-
dos” (utilizando la definición de la ONU): (1)
“causar (...) severos daños físicos y menta-
les”, (2) infligir “sobre el grupo condiciones
que provocarán su destrucción física” y (3)
mediante los emb arazos forzados y el ex -
terminio de la población masculina , el per-
petrador interf iere “con los nacimientos en
el seno del grupo”. Según Smith, todos es-
tos son modos i ntencionales de destruir al
grupo víctima, que , combinados, pue den
ser logrados a travé s de las vio lacione s
masiv as8. De este modo, las viol aciones
masivas sistemáticas pueden ser rotuladas
como una forma de genocidi o. Haciendo
referenci a a las entre 30.000 y 50.000 vio-
laciones perpetradas en Bosnia, Niarchos9
también considera que las violaciones ma-
sivas son genocidas en su alcance.
4 Bauer, Y., “The place of the Holocaust in contemporary history” , en J. Frantel, ed., Studies in Contempo rary Jewry,
Indiana University Press, Bloomington, 1984. Pág. 213.
5 Centro p ara el Estudi o de los Dere chos Humanos, Twenty-five H uman Rights Do cuments, Colu mbia Universit y,
Nueva York, 1994. Pág. 36.
6 Chalk, F., “De finitions of genocide a nd their implications f or prediction and preven tion”, Holocaust and G enocide
Studies, Vol. 4, N o. 2, 1989. Págs. 150-151. Chalk, F., “Redefining gen ocide”, en G. J. Andreopou los, ed., Geno-
cide: Conceptual and Historical Dimensions, Universit y of Pennsylvania Press, Filadelfia, 1994. Pág. 48. Chalk, F. y
Jonassohn, K. Op. Cit. Pág. 11. Kuper, L., Genocide: Its Political Use in the Twentieth Century, Yale University Press,
Nueva Haven, 1981. Pág. 139.
7 Smith, R . W., “Genoci de and the po litics of rap e: historical and psycholog ical perspecti ves”, 1994, t rabajo pre-
parado para ser presentado en la Conferencia Internacional sobre el Holoca usto y el Genocidio: Recordar para el
Futuro, Marzo 13-17, Berlín. Págs. 32-33.
8 Idem.
9 Niarchos, C. N., “Women, war and rape: challenges facing the International Tribunal for the Former Yugoslavia”, Hu-
man Rights Quarterly, Vol. 17, No. 4, 1995. Pág. 651.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA