Atrapados por el policial

 
EXTRACTO GRATUITO

El cine nacional vive un resurgimiento del género policial, un fenómeno que es acompañado por los espectadores. Este año, tres de las cinco películas nacionales que lideran la taquilla de las más vistas son de suspenso. Y en 2013, los lanzamientos más populares del género vendieron más de dos millones de entradas. Un fenómeno que en el pasado reciente tiene como puntales a Nueve reinas y El secreto de sus ojos, y que actualizan el éxito de Muerte en Buenos Aires (que ya superó los 400.000 espectadores) y Tesis sobre un homicidio.Apelando a la intriga en los guiones, al misterio en el tratamiento estético y a la conformación de elencos populares, pero a la vez prestigiosos, los policiales nacionales logran atrapar al público. Para explicar el renovado fenómeno, LA NACION pidió opinión a cuatro referentes del medio cinematográfico.Para el guionista Marcelo Figueras, que adaptó para la pantalla grande -junto con Marcelo Piñeyro - dos relatos emblemáticos como Plata quemada (de Ricardo Piglia) y Las viudas de los jueves (de Claudia Piñeiro), el éxito del género tiene, en principio, dos razones centrales."Una es artística: la estructura del policial —en cualquiera de sus variantes intragenéricas: inglesa, hard-boiled, negra al estilo latinoamericano y hasta nórdica a lo Stieg Larsson— evoca siempre la forma en que vivimos, inmersos en un misterio cuyas claves tratamos de descular a diario". Y la segunda es más sociológica: "Como habitantes de ciudades enormes, impersonales y violentas, que a su vez son expresión de un sistema económico tremendamente injusto, apelamos al policial porque ningún otro género nos permite interrogarnos mejor sobre el mundo que nos tocó vivir".Miguel Cohan, un cineasta argentino que tiene dos títulos policiales en su haber: Sin retorno (2010) y la reciente Betibú, que con las actuaciones de Daniel Fanego y Mercedes Morán fue una sorpresa de taquilla a principios de este año y alcanzó los 271.353 espectadores, cree que para hacer una buena película de suspenso hay que trastocar un poco los estándares. "Si bien el policial es un género con reglas muy férreas que no solo afectan el relato sino también la experiencia del espectador; si la película no fuerza estas reglas, no las subvierte en algún punto, el relato se hace demasiado previsible y acartonado", explica.Otro elemento fundamental son los protagonistas. En ese sentido, Cohan piensa que "los elencos atractivos ayudan, y mucho, a promocionar una película. Y a convencer al público...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA