Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala H, 26 de Junio de 2017, expediente CIV 062801/2012/CA001

Fecha de Resolución26 de Junio de 2017
EmisorCamara Civil - Sala H

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA H “Astorga, V.H. c/F., L.A. y otros s/ Daños y perjuicios”, Expte. N° 62.801/12, Juzgado N° 80 En Buenos Aires, a días del mes de junio del año 2017, hallándose reunidos los señores jueces integrantes de la Sala “H” de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, a los efectos de dictar sentencia en los autos: “A., V.H. c/F., L.A. y otros s/

Daños y perjuicios” y habiendo acordado seguir en la deliberación y votado el orden de sorteo de estudio, el Dr. F. dijo:

I.- La sentencia de fs. 453/55 hizo lugar a la demanda entablada por V.H.A. contra L.A.F. y Nulldem Corp S.A., a quienes condenó a abonar al primero la suma de $73.260, más intereses y costas. Asimismo, dispuso que la sentencia podría ser ejecutada contra Orbis Compañía Argentina de Seguros S.A.

Contra dicho pronunciamiento apelaron el actor, la empresa demandada y la aseguradora. El primero expresó agravios a fs. 494/99, los que no fueron contestados. Los restantes apelantes elevaron sus críticas a fs. 501/03, las que merecieron la réplica de fs. 505/09.

II.- Antes de entrar en el tratamiento de los agravios, es pertinente destacar que la cuestión relativa a la forma en la que ocurrieron los hechos y la responsabilidad de los condenados se encuentra firme, ya que la decisión en tal sentido ha sido consentida por todas las partes.

III.- Seguidamente, analizaré las quejas sobre las partidas indemnizatorias cuestionadas, no sin antes señalar que, respecto del encuadre jurídico que habrá de regir esta litis en cuanto a tales partidas, atendiendo a la fecha en que se llevaron a cabo los hechos que le dieron origen, entiendo que resulta de aplicación al caso lo dispuesto la normativa contenida en el Código Civil, hoy derogado, por aplicación de lo dispuesto en el art. 7 del Código Civil y Comercial de la Nación, actualmente vigente, dado que la obligación de reparar los daños sufridos en el accidente de autos nació en el momento en que éste se produjo, sin perjuicio de señalar, claro está, que a idéntica solución final arribaría aplicando al caso las normas pertinentes de este último cuerpo legal.

Fecha de firma: 26/06/2017 Alta en sistema: 31/07/2017 Firmado por: J.B.F., L.E.A.D.B., C.M.K., JUECES DE CÁMARA #13109315#182218217#20170623134231116 a.- Incapacidad sobreviniente El sentenciante rechazó el reclamo por incapacidad psicofísica.

El actor se queja de esta decisión, para lo cual afirma que se encuentra acreditado que sufrió lesiones, que si bien el perito dijo que padecía una incapacidad transitoria, al contestar el punto de pericia para que determinara la incapacidad parcial y permanente, dijo que era del 5%.

Señala que el juez se limitó a citar tal conclusión sin tomar en cuenta el resto de la pericia, y que no requirió aclaraciones al experto en caso de duda, como lo hizo con el perito psicólogo, a quien pidió que aclarara si la incapacidad psicológica era reversible. Dice que si bien aquél dijo que el actor podía mejorar, no refirió que lo haría en su totalidad.

La empresa demandada y la aseguradora se agravian porque afirman que es excesivo el monto de condena, lo cual, dado que la partida indemnizatoria fue rechazada, no puede menos que llevar a la necesaria conclusión de que se ha tratado de un error en la interpretación de la sentencia sobre este punto, y a desestimar la apelación al respecto por falta de agravio.

Sentado ello, diré que, con criterio que comparto, se ha sostenido que el resarcimiento por incapacidad comprende, con excepción del daño moral, todos los supuestos susceptibles de reparación patrimonial, incluso los daños de salud y a la integridad física y psíquica (Conf. esta cámara, S.C., 15/09/2003, LA LEY 02/09/2004, 7).

Ahora bien, sabido es que cuando se trata de una incapacidad física o psíquica, el daño emergente no puede medirse sólo en función de la ineptitud laboral, sino que ello también debe ser ponderado a partir de toda la vida de relación de la víctima, en consideración a sus condiciones personales, como el sexo, la edad y el estado civil, entre otras.

En ese orden de ideas, se decidió que la indemnización por incapacidad sobreviniente procura el resarcimiento de aquellos daños que tuvieron por efecto disminuir la capacidad vital de la persona afectada, no sólo en su faz netamente laboral o productiva, sino en toda su vida de relación y, por ello, no pueden establecerse pautas fijas por cuanto habrá de atenerse a circunstancias de hecho, variables en cada caso particular pues, Fecha de firma: 26/06/2017 Alta en sistema: 31/07/2017 Firmado por: J.B.F., L.E.A.D.B., C.M.K., JUECES DE CÁMARA #13109315#182218217#20170623134231116 Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA H para que la indemnización sea justa y equitativa deben apreciarse diversos elementos y circunstancias de la víctima, tales como edad, sexo, formación educativa, ocupación laboral y condición socioeconómica (esta sala, 01/08/2003, LA LEY 03/09/2004, 7).

En consecuencia, para su valoración no existen pautas fijas, pues para su determinación debe considerarse la persona en su integridad, con su multiforme actividad, debiendo computarse y repararse económicamente todas las facultades propias en la amplia gama de su personalidad en su vida en relación (esta sala, 23/03/2004, LA LEY 2004-C, 1029). Deben ponderarse en concreto las limitaciones que el damnificado padece en su desempeño laboral y social, teniendo en cuenta, entre otras circunstancias particulares, el sexo, las condiciones socioeconómicas, la actividad laboral anterior y la real incidencia de las lesiones en su actividad actual (esta cámara, S.J., 03/12/2004, LA LEY 2005-B, 258).

Tampoco es preciso atender a porcentajes y baremos de incapacidad, usuales en las indemnizaciones tarifadas del derecho laboral, ya que la reparación civil tiene por finalidad cubrir no sólo las limitaciones de orden laboral, sino también las proyecciones del menoscabo sufrido con relación a todas las esferas de la personalidad de la víctima. Si bien los porcentajes de incapacidad, junto con la edad y las expectativas de vida de la víctima, constituyen un valioso elemento referencial para fijar la indemnización por incapacidad sobreviniente, el resarcimiento en cuestión debe seguir un criterio flexible, apropiado a las singulares circunstancias de cada caso (esta cámara, sala F, 15/11/2004, DJ 16/02/2005, 345, LA LEY 10/02/2005, 8).

Sin embargo, para cuantificar la magnitud del perjuicio, no debe asignársele un valor absoluto a los porcentajes de incapacidad establecidos por los peritos, sino que es menester compulsar la efectiva medida en que dicha mengua física y psíquica ha repercutido patrimonialmente en la situación particular del lesionado, tanto sea en la disminución de sus aptitudes para el trabajo, como en otros aspectos de su vida que, de manera indirecta, le han impuesto limitaciones en su vida social y la forma en que esto afectó sus perspectivas de evolución material o en la configuración de un perjuicio (esta cámara, Sala A, 12/08/2004, “L., Rubén D. c.

Fecha de firma: 26/06/2017 Alta en sistema: 31/07/2017 Firmado por: J.B.F., L.E.A.D.B., C.M.K., JUECES DE CÁMARA #13109315#182218217#20170623134231116 Ciudad de Buenos Aires”, Sup. Adm 2004 (noviembre), 74, La Ley on line).

En función de estos parámetros analizaré las pruebas producidas.

A fs. 223/25 se agrega la historia clínica del actor que fue remitida por el Centro Médico Integral Fitz Roy, del que surge que fue asistido el día del hecho (30/3/2012), y que el demandante manifestó que había tenido un accidente de tránsito, que tenía dolor cervical, hormigueo en manos y tintus. También surge: “Al examen físico región cervical sin dolor a los movimientos. Sin contractura muscular, ni mareos frente a los movimientos, lumbar sin contractura muscular ni dolor a la palpación”

(sic, fs. 223). El actor recibió el alta médica el 7/4/2012 y el alta laboral el 8/4/2012.

El perito médico presentó su dictamen a fs. 256/69, que llevó a cabo sobre la base del examen físico y estudios complementarios realizados al demandante. El experto concluyó: “De acuerdo a los elementos obrantes en autos, al examen físico realizado y al análisis de los estudios de imágenes aportados, es posible afirmar que el Sr. A., V., DNI 21459495-, ha sufrido un accidente de tránsito el día 30 de marzo de 2012, de resultas del cual sufrió diversas lesiones de las cuales aún hoy persisten secuelas detectable. Estas son: Cervicalgia postraumática sin compromiso radicular” (sic, fs. 265), y determinó que presentaba un 5% de incapacidad transitoria. Dijo que no existía impedimento para que realizara sus tareas habituales, que no tenía alteraciones estructurales y que el pronóstico era favorable. Señaló que era recomendable que realizara tratamiento kinesiológico.

A fs. 288/89 la aseguradora requirió explicaciones al experto, y cuestionó la objetividad del examen y el porcentaje de incapacidad. A fs.

319/20 el perito médico ratificó su dictamen, brindando las explicaciones pertinentes.

A fs. 326/28 el perito psicólogo acompañó su peritaje que realizó en función de los tests (agregados a fs. 334/41) y la entrevista diagnóstica.

Dijo que el actor presentaba un trastorno por estrés postraumático que tiene una manifestación depresiva que le determinaba una incapacidad del 25%, Fecha de firma: 26/06/2017 Alta en sistema: 31/07/2017 Firmado por: J.B.F., L.E.A.D.B., C.M.K., JUECES DE CÁMARA #13109315#182218217#20170623134231116 Poder...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR