Asomarse al abismo familiar

 
EXTRACTO GRATUITO

Todos tenemos nuestro Rosebud, ese nombre íntimo y críptico a ojos extraños, que cifra un sentido profundo de lo que somos y que acaso, como le ocurre al ciudadano Kane, de Orson Welles, solo descubramos al final del camino y con el último aliento. El de Manuel Vilas es Ordesa, un punto en el mapa que ha saltado de la memoria emotiva del autor a la conversación de miles de desconocidos, que han hecho del libro homónimo un inesperado éxito de ventas en España.Poeta y novelista, Vilas apela al recuerdo y a la literatura para recrear la historia de una vida singular, no por extraordinaria, sino por única. Singularidad moteada de elementos comunes que ofrecen al lector diversas identificaciones posibles: la pertenencia a una generación, a una clase social; a un conjunto de preferencias, rechazos y prejuicios estéticos.Ordesa es la crónica poética de una serie de derrumbes en la parábola del protagonista: el de la familia de origen, el de su matrimonio y su paternidad, y el de su vida afectiva y social. Construcciones sistemáticamente dinamitadas, a conciencia o sin habérselo propuesto; precariedad de andamios reducidos a escombros por la muerte de los padres y la incapacidad de sobreponerse a ese dolor.Una profunda depresión impulsa al narrador a escribir. Desde el fondo de la soledad, la derrota y el alcohol brotará la palabra que restaña y da sentido. De pronto, en una existencia a la deriva, la vida del padre cobra el poder de explicar las desdichas del hijo: "Me miraba en el espejo y veía no mi envejecimiento, sino el envejecimiento de otro ser que ya había estado en este mundo. Veía el envejecimiento de mi padre". No hay placidez nostálgica en el reencuentro con el pasado, sino la tortuosa intuición de una fatalidad que se perpetuará por generaciones. Y todo se concentra en el punto irreductible del origen: "Pensé que el estado de mi alma era un vago recuerdo de algo que ocurrió en un lugar del norte de España llamado Ordesa, un lugar lleno de montañas, y era un recuerdo amarillo, el color amarillo invadía el nombre de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA