Sentencia de Corte Suprema de la Provincia de Buenos Aires, 14 de Julio de 1998, expediente P 42587

PonenteJuez SAN MARTIN (MA)
PresidenteLaborde-San Martín-Hitters-Negri-Pisano-Salas-Pettigiani-Ghione
Fecha de Resolución14 de Julio de 1998
EmisorCorte Suprema de la Provincia de Buenos Aires

DICTAMEN DE LA PROCURACIÓN GENERAL:

La Sala Tercera de la Cámara de Apelaciones en lo Criminal y Correccional de La Plata, condenó, en lo que interesa destacar, a J.C.F. a seis años de prisión, accesorias y costas como autor responsable de robo calificado por el empleo de arma de fuego, dos hechos que concurren materialmente entre sí (arts. 55 y 166 inc. 2º, Código Penal; fs. 317/325).

Contra dicho pronunciamiento se alza el procesado, con asistencia técnica, mediante recurso de inaplicabilidad de ley (fs. 344/348). Denuncia la violación de los arts. 256 "in fine" —conf. ley 3589- del Código de Procedimiento Penal y la doctrina legal de la Corte emanada de la causa "V." y 116 inc.2º del Código Penal y la doctrina interpretativa sentada en la causa "Garone".

Considero que el recurso no puede ser acogido.

Tal como lo sostuviera en dictámenes anteriores —y en opinión discrepante con la postura sentado por esa Suprema corte en la causa que se cita como infringida ("V.") —(Conf. P. 38.293, 17-12-87; P. 40.045, 8-6-88; entre otras): "Los medios que —según el art. 256 "in fine" (actual 259 "in fine") del Código de Procedimiento Penal- sirven para complementar otros elementos de prueba son esencialmente dos formas incompletas —pues de lo contrario constituirían de por sí plena prueba- de las varias admitidas por el ordenamiento procesal: a) medios de naturaleza testimonial y b) medios de naturaleza confesoria".

Es así que entendí que "entre los primeros existe una doble posibilidad, valernos de un solo testigo hábil directo o bien de dos testigos inhábiles concordes; Y entre los segundos, solamente cabe la posibilidad de utilizar la confesión extrajudicial".

Consecuentemente y de acuerdo con esta interpretación estimo que la Cámara ha aplicado correctamente la ley (art. 256 "in fine", n.a.), al estructurar la prueba compuesta con base en la confesión extrajudicial del imputado.

Sentado ello y analizados los términos de la impugnación concluyen que es insuficiente, pues el apelante no se hace cargo de los fundamentos esenciales utilizados por el juzgador (ver fs. 318 vta. —6- y fs. 322/323 —9-), sino que se limita a exponer su criterio personal de valoración y a reiterar argumentos ya vertidos en la instancia de origen (ver fs. 309/312) (art. 355, Código de Procedimiento Penal).

Al respecto ha sentado V.E.: "Es insuficiente el recurso de inaplicabilidad de ley que a lo resuelto por la Cámara opone su afirmación en contrario sin ocuparse del fundamento esencial de la decisión cuestionada" (P. 35.249, 27-9-88; entre otras).

Finalmente, el planteo referido al erróneo encuadramiento legal de los hechos (art. 166 inc. 2º, Código Penal) no ha de correr mejor suerte.

En efecto, es mi postura —a partir de la causa P. 38.777 "V. — Robo agravado" (dict. Del 19-5-88)- que para que un robo se considere cometido con armas, basta que se acredite su empleo, como acontece en la especie, sean o no aquéllas aptas para producir disparos, desde que los motivos determinantes de la agravante están dados por la intimidación que se ejerce sobre la víctima, anulando su poder de resistencia y el peligro que representa para su integridad física.

Las razones brindadas me llevan a postular —como adelantara- que V.E. desestime el remedio traído.

Tal es mi dictamen.

La P., noviembre 23 de 1989 — F.E.P..

A C U E R D O

En la ciudad de La Plata, a catorce de julio de mil novecientos noventa y ocho, habiéndose establecido, de conformidad con lo dispuesto en el Acuerdo 2078, que deberá observarse el siguiente orden de votación: doctores L., S.M., Hitters, N., P., S., P., G., se reúnen los señores jueces de la Suprema Corte de Justicia en acuerdo ordinario para pronunciar sentencia definitiva en la causa P. 42.587, "Frías, J.C.. Asociación ilícita y robo".

A N T E C E D E N T E S

La Sala Tercera de la Cámara de Apelación en lo Criminal y Correccional del Departamento Judicial de La Plata condenó a J.C.F. a la pena de seis años de prisión, accesorias legales y costas, por ser autor responsable del delito de robo calificado por el empleo de armas de fuego que concurre materialmente con el delito de robo calificado.

El señor Defensor Oficial interpuso recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley .

Oído el señor P. General, dictada la providencia de autos y hallándose la causa en estado de pronunciar sentencia, la Suprema Corte decidió plantear y votar las siguientes

C U E S T I O N E S

  1. ) ¿Es fundado el recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley en cuanto a la prueba de la autoría responsable en el hecho correspondiente a la causa número 51.953?

  2. ) ¿Lo es respecto del investigado en la causa número 51.952?

  3. ) ¿Es fundado el recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley en lo relacionado con la calificación legal?

V O T A C I O N

A la primera cuestión planteada, el señor J. doctorL. dijo:

  1. El señor Defensor denuncia la violación del art. 256 in fine -n.a.- del Código de Procedimiento Penal. Sostiene que la prueba compuesta invocada por la Cámara para acreditar la autoría del procesado no ha sido conformada según la doctrina legal de esta Corte establecida en causa P. 35.028, sent. del 17-I-87 ("Acuerdos y Sentencias", 1987-I-125) pues el elemento base de ella, la confesión extrajudicial, no ha sido acompañado de los "dos testigos inhábiles y otros elementos de prueba" (fs. 345).

    El reclamo debe ser rechazado pues -como en reiteradas oportunidades lo he expresado (causas P. 36.734, sent. del 5-VI-90; P. 40.045, sent. 4-VI-91; etc.)- no comparto la doctrina establecida por el Tribunal en la citada causa P. 35.028, "V.".

    De conformidad al texto del art. 256 in fine del Código de Procedimiento Penal (n.a.) la prueba compuesta puede estructurarse a partir de cualquiera de los medios imperfectos de carácter directo que enumera, esto es, la declaración de un testigo hábil directo, las concordantes de dos testigos inhábiles, y la confesión extrajudicial, según lo había interpretado tradicionalmente la jurisprudencia de esta Corte (v. entre otros precedentes: Serie 15ª, t. VIII, pág. 39; Serie 17ª, t. III, pág. 50; Serie 19ª, t. VI, pág. 347; Serie 20ª, t. VII, pág. 160; 1958-I-283; 1962-III-649, etc.).

    De modo que, al haber conformado el a quo la prueba compuesta de la autoría con la confesión extrajudicial de F. más indicios, no se ha producido la transgresión del art. 256 in fine -n.a.- del Código procesal.

  2. El tribunal agregó a la confesión extrajudicial del imputado (fs. 11, ca. principal) la presunción extraída del "escaso tiempo transcurrido entre la comisión del hecho y la aprehensión de Frías... en poder del rodado luego del seguimiento" (fs. 319 vta.), "el desajuste entre las explicaciones pretextadas en sede judicial" (fs. 320) en las que la "mendacidad" afecta "seriamente la credibilidad" de sus dichos, valorándose como "indicio computable en contra" (fs. 320 vta.) del mismo, más otras dos presunciones de autoría (art. 256 in fine -n.a.-, C.P.P.).

    1. - Respecto de la primera presunción reseñada la impugnación es insuficiente. El recurrente no acompaña sus reclamos con la cita legal en materia de prueba indiciaria que habría transgredido en el punto el sentenciante al construir el referido indicio (art. 355, C.P.P.).

    2. - En cuanto a la presunción derivada de la "mendacidad en las explicaciones vertidas en sede judicial" denuncia el señor Defensor la violación de los arts. 18 de la Constitución de la Nación y 25 -n.a.- de la Constitución provincial. Sostiene que "los procesados gozan del derecho constitucional de no ser obligados a declarar en un sentido u otro" (fs. 346).

      El agravio es improcedente.

      La Cámara resolvió que "resulta imposible que un automóvil sustraído a las 7,00 horas...en Claypole, a las 8 horas del mismo día haya sido entregado por terceros en Bernal" "para su reparación de chapa" (fs. 320 vta.) la que estaría a cargo de los implicados en el hecho, según el propio procesado manifestara.

      El imputado tuvo la posibilidad de ejercer su derecho a no declarar o, en su caso, a dar su versión sobre los hechos. De manera alguna ha evidenciado el recurrente que haya sido obligado "a declarar en un sentido u otro" (fs. 346, cit.).

      En la valoración de sus dichos no se advierte que la sentenciante haya transgredido las normas constitucionales invocadas.

      No ha desarrollado la defensa el agravio referido a que "tampoco resulta inequívoca y relacionada con el hecho" la presunción en análisis (art. 355 C.P.P. y su doct.).

    3. - Firmes la confesión extrajudicial y los dos indicios examinados precedentemente es innecesario considerar los restantes reclamos pues tales elementos son suficientes para mantener la prueba compuesta invocada (arts. 369 y 256 in fine -n.a.-, C.P.P.; ver mis votos en causas P. 36.734 y P. 40.045 cits.).

      Voto por la negativa.

      A la primera cuestión planteada, el señor J. doctorS.M. dijo:

    4. - No coincido con lo expuesto por el señor Juez doctor L. pues en reiteradas oportunidades he adherido a la postura mayoritaria de este Tribunal sobre la interpretación del art. 256 in fine -n.a.- del Código de Procedimiento Penal sostenida a partir de la causa "Villegas" (P. 35.028, 17-II-87; "Acuerdos y Sentencias", 1987-I-125).

    5. - Sin embargo estimo que es innecesario resolver el planteo sobre la manera en que el juzgador estructuró la prueba compuesta, pues de todos modos la autoría responsable de F. en el desapoderamiento del que resultaron víctimas J.O.G. y S.B.C. resulta acreditada (art. 359, C.P.P.) mediante prueba presuncional. A saber:

      1. En primer lugar considero que mediante los testimonios de fs. 17 y 23 de la causa nº 51.953 (art. 248 -n.a.-, C.P.P.) se tiene por acreditado que tres fueron los sujetos que se apoderaron ilegítimamente del automóvil Fiat 128 conducido por J.O.G. en compañía de S.B.C. (no obsta a su valoración lo alegado por el recurrente en cuanto a que las víctimas no los han reconocido pues es irrelevante tal circunstancia a los fines de la invocación efectuada en la...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR