Asociación de Aeronavegantes. Denuncia del Juez Sudera

  1. Se acompañan la actuaciones del señor Juez Sudera. Con jueces "así", es posible construír la República.Por eso lo felicitamos de corazón, en nombre de la Revista, del Equipo Federal del Trabajo, del Parlamento Cívico d ela Humanidad y del Departamento de Derecho de la U.Kennedy.

    Rodolfo Capón Filas

  2. Se acompañan también las advertencias emitidas desde la Corte Suprema y desde la Asociación Nacional de Magistraos.

  3. Se acompañan las noticias de dos denuncias penales más.

1. Conducta del juez Sudera

En la ciudad de Buenos Aires, a los 10 días del mes de diciembre de 2009, siendo las 9,30 hs. me constituí junto con el titular del Juzgado Nacional de Primera Instancia del Trabajo nº 56 –Dr. José Alejandro Sudera- en la Comisaría 5º sita en la calle Lavalle 1958, con la presencia del Dr. De Erausquin –ya presentado en autos- a fin de requerir el auxilio de la Fuerza Pública para realizar la diligencia ordenada a fs. 31 punto III, 208 punto III y 224 de estas actuaciones. Luego de aproximadamente una hora, durante la cual el titular del Juzgado se entrevistó alternativamente con el Oficial de guardia y –posteriormente- con el Comisario José Luis Villamayor y el Subcomisario Marcelo Aristóbulo Amarilla, y ante la invocada falta de móviles en la dependencia, el Dr. Sudera dispuso que igualmente nos trasladáramos a la sede gremial, sita en Bartolomé Mitre 1906. Llegados allí encontramos a un numeroso grupo de personas bloqueando la puerta de acceso. Como pudo el Dr. Sudera consiguió ubicarse frente al portón de acceso que se encontraba cerrado y procedió a tocar reiteradamente el timbre y golpear, sin obtener respuesta alguna. El número de personas se fue incrementando, tornándose sumamente dificultoso mantenerse allí. Encontrándose presente un cerrajero que había sido convocado, el Dr. Sudera le impartió instrucciones para que procediera a abrir la puerta, lo cual demandaba la utilización de energía eléctrica para hacer funcionar la maquinaria pertinente. El único enchufe disponible resultó ser el de una verdulería sita a aproximadamente veinte metros. Cuando el cerrajero pretendió hacer funcionar la máquina advirtió que el enchufe había sido destruido, no resultando ya posible ni enchufar el cable ni acceder al interior de la verdulería a esos efectos, ya que el acceso se encontraba bloqueado por personas no identificadas. Luego de reiterados llamados a la comisaría se hizo presente un móvil con dos suboficiales, quienes permanecieron brevemente informando antes de irse que se estaba trasladando hacia el lugar el Subcomisario Amarilla. Largos minutos después se hicieron presentes el Comisario José Luis Villamayor y el Subcomisario Marcelo Aristóbulo Amarilla, de civil y sin móvil alguno. El número de personas que bloqueaban el acceso al inmueble se fue incrementando paulatinamente, y la situación se volvió sumamente tensa, con amenazas verbales de distinta índole vertidas desde ese grupo hacia el Dr. Erausquin, el Dr. León Piasek que se encontraba en el lugar, y un muy reducido grupo de personas no identificadas –mayoritariamente de sexo femenino- que lo acompañaban. Requerido por el Dr. Sudera al Comisario Villamayor que le franqueara el acceso al inmueble, este le respondió "dice el Jefe de Gabinete, Dr. Aníbal Fernández, que lo llame", a lo que el magistrado respondió "No", aclarándole después "soy Juez Nacional, no corresponde". El comisario Villamayor se disculpó, manifestando "tengo directivas", y el Dr. Sudera le replicó "bueno, yo le imparto otra directiva: franquéeme el acceso al inmueble". Acto seguido el comisario Villamayor y el Dr. Sudera lograron pararse frente al portón de ingreso; el comisario Villamayor golpeó reiteradamente la puerta, para retirarse momentos después manifestando que procedería a labrar de oficio las actuaciones pertinentes por resistencia a la autoridad. El comisario Villamayor y el subcomisario Amarilla se reunieron en un aparte y realizaron varios llamados telefónicos; requeridos por el Dr. Sudera manifestaron que las actuaciones tramitarían por ante el Juzgado Correccional nº 3 –a cargo del Dr. Ghirlanda, de turno- con intervención de la Fiscalía nº 8, y acto seguido se retiraron. El Dr. Sudera dispuso que nos trasladáramos hasta dicho Juzgado, sito en Lavalle 1638 2º piso, donde no pudimos entrevistarnos con su titular. Dada la situación, el Dr. Sudera me indicó que regresara a la sede de nuestro Juzgado, informándome que el se dirigiría al lugar de la diligencia a informar al Dr. De Erausquin y miembros presentes de la Lista Celeste acerca de lo acontecido. Siendo las 12,30 hs., y vuelto ya el Dr. Sudera a la sede del Juzgado, termino de labrar la presente, firmando los doctores De Erausquin y Sudera, por ante mí, que doy fe.- - - - - - - - - - - -

Buenos Aires, 14 de diciembre de 2009.-

VISTO:

El fracaso de las diligencias intentadas conforme actas de fs. 211 y 225/226 y acontecimientos sobrevinientes.

Y CONSIDERANDO:

Que las actas de fs. 211 y 225/226 dan cuenta de la imposibilidad de ejecutar la medida cautelar ordenada en autos como consecuencia de la resistencia opuesta y la falta de colaboración de las autoridades de la Comisaría 5ª.

Que los diarios Clarín y La Nación del pasado sábado 12 dan cuenta de declaraciones periodísticas del Jefe de Gabinete Dr. Aníbal Fernández, refiriendo...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba