Asignación Universal: una bandera opositora que gestó CFK y que sobrevivirá

 
EXTRACTO GRATUITO

Se cumplía un nuevo aniversario del atentado a la AMIA, Raúl Alfonsín había sido dado de alta luego de su accidente en Río Negro y la revista Noticias ponía en tapa a "la corrupción duhaldista". En la mesa de Mirtha Legrand, ese mediodía de 1999, convivían en armonía Cristina Kirchner y Elisa Carrió. "La gente del Norte se muere de hambre", disparó a las 13.52 la chaqueña, entonces diputada radical. "La causa de la pobreza es en serio, no electoral. Quiero un ingreso ciudadano por la niñez", agregó mientras Cristina, legisladora del PJ, la escuchaba.

El corte frenó la inspiración de la diputada radical. Casi 20 minutos después volvió sobre el tema. "Hay que construir ciudadanía desde la niñez en este país. Es preciso garantizar 50 dólares mensuales, administrados por los padres para que puedan sostenerlos en la escuela y darles de comer. Esto independientemente del empleo de los padres. Los que se oponen a esto son los empresarios, que explotan a los trabajadores y los políticos, que sin ideas, lo único que saben es repartir mercadería", denunció. "Sin ideas y sin recursos", replicó Cristina, como justificación a la imposibilidad de implementar lo que luego se llamaría Asignación Universal por Hijo (AUH).

Casi una década después, ya Presidenta, utilizaría otra vez ese argumento. Luego de perder en las elecciones legislativas de 2009 y llamar al diálogo, la Iglesia puso nuevamente el tema de la pobreza bajo la lupa. El 14 de agosto de 2009, en la Casa Rosada, Cristina frenó la presión. "Es bueno dar todos los debates", dijo después de enumerar el costo fiscal que tendría un ingreso universal. "Como administradora y titular del Poder Ejecutivo que tiene el poder y deber de administrar necesitamos establecer estrictamente de dónde vamos a transferir recursos", aseguró luego para recordar que pocos días antes había tenido que pagar el Boden 2012. En ese mismo acto, lanzó un plan de cooperativas sociales, y sólo dos meses después (el 29 de octubre) presentó la AUH que financian los trabajadores.

Desde todo el arco ideológico y partidario elogian la AUH. A pesar de lo que podría pensarse no será una pesada herencia para futuros gobiernos aunque Cristina Kirchner use ese temor para hacer campaña. Este año, según cálculos de Ecolatina, costará al fisco unos $ 35.000 millones. Ese monto es aproximadamente un 2% del presupuesto nacional. La AUH precisa menos fondos que, por ejemplo, las pensiones no contributivas ($ 45.000 millones).

Gracias al...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA