Asalariado o por cuenta propia: un debate abierto

 
EXTRACTO GRATUITO

Con factura y sin cuenta sueldo. ¿En qué casos se puede considerar que alguien que presta servicios para una empresa, para una entidad o para el Estado es cuentapropista ( o autónomo) y no asalariado? El debate volvió a tomar protagonismo entre los abogados dedicados a la materia laboral cuando, a fines de abril, la dictó una sentencia referida a la demanda de un médico contra una institución de salud a la que le facturaba.

La decisión de los jueces supremos fue revertir el fallo de segunda instancia y liberar de culpa a la entidad acusada de esconder una relación laboral, por los rasgos que, según se dice, tenía el caso. Así, en la resolución de la causa "Rica, Carlos Martín c/ Hospital Alemán y otros s/despido", el tribunal recuerda que les había advertido a los magistrados del fuero laboral "que deben estudiar en forma minuciosa las características de la relación existente entre el profesional médico y la institución hospitalaria, a los efectos de dar una correcta solución al litigio".

Más allá de los casos del sector de la salud (la Corte ya se había pronunciado, en igual sentido que en este reclamo, ante el de un anestesista del Hospital Italiano), lo cierto es que, según abogados consultados por LA NACION, lo resuelto deja elementos para el debate en otros ámbitos de la actividad, en los que ejercen tareas trabajadores profesionales y no profesionales.

"Aunque no son casos típicos de una empresa comercial, estos fallos tienen impacto respecto de la idea generalizada de que es muy difícil que un tribunal en la Argentina establezca que no existe relación laboral", afirma María Teresa Alonso Pardo, profesora de Derecho Laboral en la Universidad de San Andrés. Los jueces advierten, observa también, que la presunción de relación laboral a la que se refiere la ley de contrato de trabajo en su artículo 23, "puede ser refutada cuando existen suficientes elementos de prueba, tanto pruebas documentales como testigos".

En línea con esa lectura, el abogado Álvaro Galli, del estudio Béccar Varela, sostiene que "la Corte marca una clara posición en contra de una creencia ideológica, muy enquistada en la Justicia Laboral, según la cual toda persona que presta un servicio debe ser considerada empleada y todo el que lo recibe debe ser considerado empleador".

Desde una visión diferente, Matías Cremonte, presidente de la Asociación de Abogados Laboralistas, lamenta los argumentos de los jueces supremos, que podrían tomarse como criterios...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA