El arte en el cine: detrás de escena de , la nueva película de los Duprat

 
EXTRACTO GRATUITO

Salvaje, huraño, apático, Renzo Nervi es capaz de faltar a la inauguración de su propia muestra y de arruinar una obra con tal de contrariar a un comprador que aborrece. Un pintor figurativo con convicciones políticas y obras con retrato social que no entiende los procedimientos del arte contemporáneo y desafía la lógica del mercado de manera infantil, aunque está por cumplir 80 años. Así es el protagonista de Mi obra maestra, la nueva película de los hermanos Gastón y Andrés Duprat, que se estrena este jueves: un homenaje inquietante a una especie de artista en extinción.Con Luis Brandoni en el papel del artista en decadencia y Guillermo Francella como Arturo Silva, un galerista de cabotaje ambicioso y ventajero, el film rinde tributo al arte bohemio y critica de manera implacable el esnobismo y la frivolidad. Con una mirada tan irónica como nostálgica, la historia celebra, a fin de cuentas, la amistad entre dos amigos de otra época que tratan de sobrevivir en un ambiente despiadado. Hasta aquí la trama. No se puede contar más. Pero la película, dirigida por Gastón Duprat, escrita por Andrés Duprat y producida por Mariano Cohn (tercer creativo de la usina cinematográfica que realizó films como El ciudadano ilustre y El hombre de al lado), tiene una trastienda plagada de guiños y homenajes a obras y artistas locales muy respetados. Hay también cameos y chistes internos, como en algunas escenas memorables de El artista, de 2008, donde aparecían León Ferrari, Alberto Laiseca, Rodolfo Fogwill y Horacio González.Las primeras imágenes de Mi obra maestra son pinturas de Carlos Gorriarena (Buenos Aires, 1925/ La Paloma, Uruguay, 2007), salvo un paisaje norteño que fue pintado por Germán Gargano, su discípulo, a pedido de los realizadores. Esa obra es una de las claves que esconde la trama, construida en varias capas. Las demás piezas que se ven, de fondo o en primer plano, también son de artistas reales: hay una miniatura de La civilización occidental y cristiana, de Ferrari; un cuadro de Tulio de Sagastizábal; esculturas de Cristina Schiavi, Irene Banchero y Martín Di Girolamo, y la serie Panorámicas, de Eduardo Stupía, en el Museo Fortabat, que fue escenario de algunas escenas.Arquitecto, curador y guionista, Duprat, actual director del Museo Nacional de Bellas Artes, dirigió el Bellas Artes de Bahía Blanca entre 1991 y 2002. Por entonces conoció a la generación de artistas que describe en su último guion. "Conocí muy bien a Gorriarena; también...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA