El arte del cambio: las visitas extranjeras, estrellas de una feria 'bienalizada'

 
EXTRACTO GRATUITO

"¿El fin del cualquiercosismo?", se preguntaba Lux Lindner mientras recorría con sus zapatos manchados con pintura roja los pasillos de La Rural, cada vez más amplios, durante la 24» edición de arteBA. "No hay más callejuelas angostas, sino avenidas espaciosas, como los bulevares contrarrevolucionarios parisinos", pensaba el artista, una de las grandes estrellas de la feria hace un par de años, cuando fue premiado y sus dibujos pasaron a integrar la colección del Malba.

Ese lugar privilegiado parecen ocuparlo ahora los curadores extranjeros, que tienen a su cargo varios espacios de una feria que aspira a ubicarse entre las cinco mejores del mundo. Con acento español, pollera negra y zapatillas, Manuel Segade llamó especialmente la atención mientras presentaba a los artistas que exhiben muestras individuales en el espacio Solo Show Zurich, representados por galerías de Buenos Aires, Madrid, Berlín, París, Bogotá y San Pablo.

A punto de cumplir un cuarto de siglo, arteBA, cuya 24a edición concluye hoy, alcanzó este año un récord de participación internacional y de compras institucionales. Mientras el Guggenheim de Nueva York terminaba de definir ayer en qué obra invertiría, la Tate de Londres ya se había decidido por Grupo de familia. Reconstrucción de un mito (1980), de Graciela Gutiérrez Marx. Cerró el trato en la galería porteña Document Art, una de las seleccionadas por el italiano Jacopo Crivelli Viconti para la sección U-Turn Project Rooms by Mercedes-Benz, donde el Malba ya había comprado otra obra de la misma artista.

Una vez más, la adquisición del Malba fue donada por Citi, sponsor de otro de los espacios curados: Photobooth, dedicado a la fotografía. Octavio Zaya, nacido en las islas Canarias y residente en los Estados Unidos, fue el responsable de esta sección en la que brillan Horacio Coppola y Grete Stern, en el stand de Jorge Mara, mientras conquistan Nueva York desde las salas del MoMA.

"Defiendo apasionadamente el rol de los artistas y de las galerías, sin las cuales los artistas no llegarían al público. Los curadores recogen lo que las galerías han hecho; nuestro riesgo debe ser reconocido", dijo Mara sin rodeos a LA NACION, aunque otros galeristas prefirieron comentar en voz baja que arteBA parece cada vez más "una gran muestra".

"No se trata de «bienalizar» la feria, sino de elevar la calidad", aclaró, por su parte, Sonia Becce, presidenta del comité de selección de la feria, mientras presentaba los Special Projects; se...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA