Arribas se despegó y dijo que sólo aportará documentos a la Justicia

 
EXTRACTO GRATUITO

La espigada figura de Hernán Nisenbaum, vocero de Gustavo Arribas, se hizo visible pasadas las 13 en la explanada de la Casa Rosada. Carpeta en mano, Nisenbaum llegó al despacho del jefe de gabinete, Marcos Peña, con la respuesta que el titular de la AFI preparó para dar su versión acerca del dinero que un cambista brasileño condenado en la investigación del caso Lava Jato declaró haber transferido a su cuenta bancaria.

Ya con el explícito aval del jefe de gabinete, y con el presidente Mauricio Macri siguiendo atentamente las alternativas del caso, Arribas se encargó de dar a conocer ayer su descargo, diez puntos en los que negó "cualquier relación con ese escándalo de corrupción" que sacude a Brasil; reiteró que en 2013 "no era funcionario público y tampoco residente fiscal argentino"; y sólo ratificó un pago por U$S 70.495, que "responde a parte del pago de la venta de un inmueble".

Adjuntó un mail del banco Credit Suisse que deja constancia de ese único pago, más el acta de una escribana corroborando su veracidad. "Después de varios días, dado el período de vacaciones, conseguí ubicar al comprador, quien por tratarse de una operación comercial privada me solicitó la reserva del caso", justificó Arribas la no exhibición de más documentación. Pero aclaró que el comprador del inmueble le manifestó "su entera disposición a concurrir a eventuales llamados de la Justicia argentina".

El lunes pasado Macri defendió públicamente a su amigo Arribas, ex representante de jugadores de futbol a quien conoce desde su época como presidente de Boca Juniors, y que le alquila al Presidente su departamento. "Arribas va a traer los papeles el día 23 cuando el (comprador) brasilero vuelva de sus vacaciones demostrando que él compró un departamento y le giró vía (el cambista) Meirelles ese dinero. Con lo cual no entiendo cómo se relaciona a Arribas con Odebrecht. Ese link todavía no lo entendí", dijo entonces el Presidente. Sin embargo, la escritura de compraventa, el documento que podría explicar parte de la operación, no fue exhibida ayer por Arribas.

LA NACION tuvo acceso a un certificado enviado por el comprador del departamento en San Pablo que era propiedad del jefe de la AFI. El texto está escrito en portugués y tiene la autentificación de un escribano. Dice el comprador (quien le pidió a Arribas que no difundiera públicamente su nombre) que sólo le giró en septiembre de 2013 al actual titular de la AFI el monto de 70,450 dólares. LA NACION pudo leer...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA