El arrepentido, una figura más indispensable que nunca

 
EXTRACTO GRATUITO

Cuando el Gobierno presentó, el año pasado, su proyecto de un nuevo Código Procesal Penal de la Nación, desde esta columna sostuvimos sin vacilar que el texto estaba encaminado a garantizar la impunidad en los numerosos casos de corrupción que han acompañado la larga gestión del kirchnerismo en el poder. Señalamos entonces que aquel proyecto carecía de herramientas esenciales para investigar y juzgar a los responsables de la criminalidad organizada y la corrupción, y mencionamos, por ejemplo, que se omitió incorporar figuras fundamentales como el arrepentido, el agente encubierto y el testigo de identidad reservada.

No obedece a la casualidad la ausencia de esas figuras y mecanismos que hace ya muchos años emplea la mayoría de los países del mundo que decidieron combatir aquellos flagelos.

La impostergable necesidad de introducir cuanto antes la figura del arrepentido en la investigación de complejos casos de corrupción salta a la vista cuando observamos los éxitos resonantes que su empleo ha permitido en el reciente caso de corrupción en la FIFA, donde varios arrepentidos resultaron indispensables para el avance de la investigación de la justicia norteamericana. Otro tanto ocurre en las justicias de Italia y de Brasil.

Como contrapartida, asistimos a la extrema lentitud con que avanzan las causas de corrupción que involucran a importantes figuras del kirchnerismo, como ocurrió antes con las del menemismo. Tan extrema es esa lentitud que importantes expedientes suelen permanecer durante meses y a veces años en estado vegetativo.

Curiosamente, los mismos sectores que abogan por el abolicionismo o por el derecho penal mínimo son los que combaten con más fuerza aquellas figuras tan útiles, seguramente porque son conscientes de que la aplicación de sanciones penales sería mucho más eficaz si se utilizaran estas herramientas. Modernamente, ya nadie discute que las organizaciones criminales sólo pueden ser combatidas eficazmente mediante la introducción en su seno de agentes encubiertos o mediante el concurso de arrepentidos que conozcan desde adentro su funcionamiento y permitan así intentar desbaratarlas.

Hemos visto, en Brasil, la velocidad con la que avanzan las investigaciones sobre el escándalo de Petrobras, que también involucra a varias empresas constructoras y a importantes figuras políticas. Allí, la "delación premiada" de dos de los investigados a fines del año pasado fue lo que permitió que se descubriera parte del esquema de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA