La armonía duró poco: vuelven los cruces entre los gobiernos

 
EXTRACTO GRATUITO

BARCELONA.- Que el comando jihadista que atacó Barcelona está desarticulado o que no lo está. Que las víctimas del atentado fueron españolas o que son catalanas. Y que quede claro que de ahora en adelante "mandamos nosotros y no ustedes". Palabras más, palabras menos, frases con ese mensaje se cruzaron ayer entre el gobierno nacional de España y el regional de Cataluña, que luego de 48 horas de plena armonía, pareció recobrar cierta senda del recelo.

Existe una corriente de suspicacia entre ambos gobiernos que ayer volvió a expresarse. Con ella, reapareció la dosis de desconfianza que también alimenta la tensión independentista.

El primer síntoma se tuvo apenas minutos después de que el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, diera por "desarticulado" el comando de Estado Islámico (EI) que actuó en La Rambla.

No habían pasado cinco minutos de la comparecencia del ministro que los Mossos d'Esquadra, la policía regional catalana, le salió al cruce: que no está desarticulada la célula, que hay "dos o tres personas prófugas, por lo menos" y que la pesquisa sigue abierta.

En un segundo round, Zoido insistió en lo suyo: que la célula, como grupo organizado, había sido desestructurada y que, por lo tanto, como comando, había sido "desarticulado". Como no hay dos sin tres, llegó el round del presidente del gobierno regional, Carles Puigdemont.

El funcionario compareció ante los periodistas para decir que Cataluña "no da por desarticulado el comando" y que, en todo caso, la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA