Sentencia Definitiva de SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA PROVINCIA, 28 de Septiembre de 2016, expediente B 60991

Presidentede Lázzari-Pettigiani-Negri-Kogan
Fecha de Resolución28 de Septiembre de 2016
EmisorSUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA PROVINCIA

A C U E R D O

En la ciudad de La Plata, a 28 de septiembre de 2016, habiéndose establecido, de conformidad con lo dispuesto en el Acuerdo 2078, que deberá observarse el siguiente orden de votación: doctores de Lázzari, P., N., K., se reúnen los señores jueces de la Suprema Corte de Justicia en acuerdo ordinario para pronunciar sentencia definitiva en la Causa B. 60.991, "A., J.C. contra Banco de la Provincia de Buenos Aires. Demanda contencioso administrativa".

A N T E C E D E N T E S

I.J.C.A., por su propio derecho, con patrocinio letrado, promueve demanda contencioso administrativa contra el Banco de la Provincia de Buenos Aires con el objeto de que se anulen las decisiones de la Gerencia General y la resolución del Directorio dictadas en el sumario administrativo 9182, por medio de las cuales se lo sancionó con un día de suspensión y se le formuló un cargo patrimonial. Posteriormente, el Directorio del Banco no hizo lugar al recurso de apelación también articulado por el actor.

  1. Corrido el traslado de ley se presenta el Banco de la Provincia de Buenos Aires, oponiéndose a la admisibilidad formal de la acción. De manera subsidiaria contesta la demanda sosteniendo la legitimidad del obrar de la institución accionada y solicita su rechazo.

  2. Agregadas, sin acumular las copias del sumario administrativo 9182 -sustanciado en sede del Banco-, los cuadernos de prueba y los alegatos de ambas partes, la causa quedó en estado de dictar sentencia por lo que el Tribunal resolvió plantear y votar la siguiente

    C U E S T I Ó N

    ¿Es fundada la demanda?

    V O T A C I Ó N

    A la cuestión planteada, el señor Juez doctor de L. dijo:

  3. El señor A. alude al sumario administrativo 9182 tramitado en sede del Banco demandado y manifiesta que es precisamente de lo allí actuado que es posible inferir su falta de responsabilidad en las irregularidades que se le atribuyen.

    Relata que en ocasión de los hechos que aquí se ventilan, integró un grupo de trabajo, entonces a cargo de la verificación de los cheques provenientes de la oficina de clearing, su recepción conformación, revisión, comprobaciones sobre la existencia de fondos, ingreso al sistema, eventual confección de las planillas de rechazos y de asientos contables. Puntualiza que en algunas oportunidades la cantidad diaria de cheques a procesar era superior a dos mil, tarea a cargo de dos personas (número que fue posteriormente aumentado a cinco).

    Refiere que en el marco del sumario mencionado, fundó y acreditó su inocencia con el aporte de pruebas y, sin embargo, fue sancionado con un día de suspensión. También se le efectuó un cargo patrimonial por la suma de $ 1.740.000. A ello agrega que se le exigió asumir su responsabilidad en los hechos acaecidos y "renunciar a la prescripción de la sanción".

    Respecto a la resolución de la Gerencia General de fecha 30-XII-1997 que impugna, afirma que la autoridad administrativa prescindió de la prueba aportada durante el sumario; alega que tal decisión es infundada, se contradice con las constancias de autos, es arbitraria y no constituye una derivación razonada del derecho vigente.

    Señala que en ningún momento el señor H. -su superior inmediato- le comunicó las quejas sobre la falta de seguridad en el área y que cumplía con sus tareas.

    Entiende que la mencionada resolución, se funda en consideraciones dogmáticas. Llega así a sancionarlo, con un cargo patrimonial que califica de desmedido y poco razonable, sólo para reparar los daños producidos al Banco.

    Con relación al cargo patrimonial alega que fue atribuido a empleados del sector sólo por su pertenencia a ese lugar de trabajo y de modo genérico; a ello agrega que es "infundado, desproporcionado y desmedido" sobre todo si se lo compara con la sanción de un día de suspensión a la que califica de "sanción moral". Sostiene que tal decisión es violatoria de los derechos garantizados en los arts. 15, 16 y 17 de la Constitución nacional.

    Ofrece prueba. Pide la revocación de la resolución de la Gerencia General del Banco cuestionada y, en el mismo sentido que se dejen sin efecto las sanciones aplicadas. Efectúa reserva de la cuestión federal en los términos del art. 14 de la ley 48.

  4. El apoderado del Banco de la Provincia de Buenos Aires solicita el rechazo de la demanda. Efectúa una extensa negación de los hechos y el derecho invocados por el actor al momento de promover la acción.

    En tal sentido, sostiene que las decisiones emanadas de la Gerencia General y del Directorio de la institución fueron dictadas luego de un amplio y exhaustivo procedimiento administrativo sustanciado con sujeción a las pautas emanadas de la Carta Orgánica del Banco -ley 9434-, del Reglamento de Disciplina y del Estatuto para el Personal. Agrega que en la tramitación del sumario administrativo 9182, el actor tuvo oportunidad de ejercer su derecho de defensa y de producir la prueba que consideró adecuada.

    Afirma que los actos atacados son legítimos y que el interesado no demostró la existencia de vicios por los cuales corresponda invalidarlos; que son el resultado razonado y preciso de las circunstancias acreditadas, todo ello avalado con apoyo fáctico y legal. Destaca la inexistencia de conculcación de derechos o garantías constitucionales que afecten, aunque provisoriamente, los derechos de defensa en juicio, al debido proceso o la igualdad ante la ley del actor.

    Puntualiza que la existencia de los cargos atribuidos al accionante son elementos objetivos que fundan la sanción y resalta que la entidad bancaria no perdió la confianza en el agente A.; de allí la medida de la sanción aplicada.

    Ofrece prueba. Plantea el caso federal en los términos del art. 14 de la ley 48.

  5. Del expediente administrativo (sumario 9182) agregado en fotocopias, sin acumular, surgen los siguientes elementos útiles para la decisión de la causa:

    1. El 15-VII-1992 se informó al Subgerente General del Banco la existencia de irregularidades en la Oficina de Clearing de la casa matriz.

      Se detectaron dos débitos por $ 871.000 y $ 872.500 pertenecientes, respectivamente, a cuentas de la Tesorería General de la Provincia y a E.S.E.B.A., sin haberse hallado los cheques correspondientes (fs. 1 y 2).

      El 16-VII-1992, E.S.E.B.A. informó la existencia de un débito erróneo en la cuenta corriente 907/06. Por no haber existido emisión de cheque al respecto, requirió su acreditación (fs. 48).

    2. En fecha 15-VII-1992, el Gerente General del Banco ordenó la instrucción de un sumario administrativo para esclarecer lo acontecido y deslindar responsabilidades (fs. 7/8).

    3. El jefe de la Oficina de clearing informó que el 10-VII-1992 el proceso 04 fue microfilmado aproximadamente a las 6.30 hs. y luego sumado, prestando conformidad con el resultado obrante en los listados remitidos por la casa central del Banco. Indicó que, con posterioridad todo fue retirado por personal de la oficina de cuentas fiscales, y mencionó a quienes realizaron cada tarea ese día (fs. 16).

    4. El jefe de la Oficina de Cuentas Fiscales hizo saber que había constatado el ingreso del cheque 90962738 por $ 871.000 en la planilla del clearing 04 del 10-VII-1992, pero que el mismo no se encontraba en el lote de valores (pila de cheques).

      También expresó que requirió las constancias de la suma del lote efectuada en la oficina de clearing, sin que se hubieran hallado; con lo que no podía asegurarse si se había tenido en cuenta para hacer la conformidad de valores (fs. 17/18).

    5. Se adjuntó la circular confidencial 1881/89 que recuerda al personal del Banco, interviniente en el despacho de operaciones, el uso obligatorio de la lámpara detectora de modo previo a la autorización de los comprobantes (fs. 21).

    6. El 16-VII-1992 declaró H.A.B., auxiliar de la oficina de clearing y dijo que el 10/VII/1992 ingresó a trabajar a las 6.30 horas y que entre las 7 y las 9 hrs. había estado sumando los cheques correspondientes al cargo 06 (clearing 24 horas).

      Narró que habitualmente llega desde la casa central una caja con los cheques para controlar y el cargo (planillas) diferenciado según sea 06 (48 hs.) ó 04 (24 hs.). Una vez allí se entregan los cheques al microfilmador, quien luego los devuelve y, diferenciados por cámaras, se suman. Luego cada sumador obtiene un total y lo coteja con el que surge de las planillas remitidas, conformándolo o buscando las diferencias, según lo que suceda.

      Más adelante se hace un resumen general del día y se distribuyen los documentos en las oficinas de cuentas corrientes y fiscales, donde revisan los resultados de las sumas y conforman las planillas (fs. 104/106).

    7. H.B., jefe de la Oficina de clearing, manifestó, el 17-VII-1992, que firmaba un asiento contable, teniendo a la vista los totales que surgían de cada una de las cámaras. Destacó que los resultados de la cámara 04 habitualmente tenían diferencias por faltantes o sobrantes, los que eran remitidos...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR