La Argentina y el mundo: apuesta a la flexibilidad en un escenario incierto

 
EXTRACTO GRATUITO

El Gobierno observa, atento. Así como el año pasado el objetivo del macrismo fue terminar con años de políticas aislacionistas, los primeros meses de 2017 estarán marcados por la expectativa ante

Aunque existe una hoja de ruta delimitada por la estrategia de consolidar el , lograr un mayor acercamiento con la Unión Europea (UE) y con la Alianza del Pacífico, reducir el déficit comercial con China y desarrollar nuevos mercados en territorios con poca presencia argentina, entre otros puntos, la administración de es consciente de que puede haber cambios. "No se pueden tomar decisiones si no se sabe lo que va a pasar", dicen cerca de la canciller Susana Malcorra.

El panorama es complejo, diverso e impredecible en el mediano y largo plazo. Ya se dieron los primeros pequeños pasos hacia el tratado de libre comercio entre el Mercosur y la UE, que podría acelerarse si se cumpliera , de dinamitar las negociaciones en torno al entendimiento comercial entre Washington y Europa. Sería una buena noticia para el Gobierno, aunque rápidamente podría convertirse en una decepción si en las elecciones que este año se llevarán a cabo en varios países del Viejo Continente -particularmente en Alemania y Francia- triunfan los movimientos conservadores anti-Unión Europea.

"Hay que esperar", repiten en la Cancillería. En el mientras tanto, la estrategia será demostrar en el bloque la solidez de la sintonía con un Brasil sumido en una crisis que se extiende. La incertidumbre fuera del continente podría contrarrestarse mediante un acercamiento con los países vecinos y la revitalización del Mercosur.

Los acuerdos que firmó Macri en Brasil la semana pasada y el eventual anuncio de una cumbre de todos los cancilleres de los países miembros del Mercosur y de la Alianza del Pacífico van en este sentido. Un paso más en el objetivo de conectar el Atlántico y el Pacífico que en términos de los especialistas sería una estrategia acertada.

Paralelamente, se buscará llegar a conquistar nuevos mercados en África y en el sudeste asiático, que fueron calificados por la canciller como "una oportunidad muy grande más allá de China", país con el que ya se acordaron mecanismos para equilibrar la balanza comercial desfavorable para Buenos Aires.

Ante este contexto, la postura de la Argentina genera algunas señales de preocupación. El canciller durante el gobierno de Raúl Alfonsín, Dante Caputo, aseguró que no ve una estrategia internacional clara más allá de la sed de lograr vínculos comerciales e inversiones: "La Argentina va a enfrentar un mundo desconocido y no sé si hay una estrategia, nadie la transmite. No sé a dónde se va, qué se quiere, qué se busca. Es uno de los grandes déficits del Gobierno. No hay una estrategia de política exterior clara. Se confunde con política comercial y no es lo mismo", dijo Caputo en...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA