Con la Argentina, un fuerte daño mutuo

En tiempos de recesión, las economías de la Argentina y de Brasil son como una pareja en la que cada una de las partes le hace mal a la otra.Ésa es la situación por la que atraviesan los principales socios del Mercosur desde principios de este año. Según los números oficiales, la Argentina entró en recesión en el primer trimestre. Y Brasil acaba de anotar una "recesión técnica", aunque el gobierno de Dilma Rousseff intente edulcorarla al cabo del segundo trimestre.La mala fortuna de uno es un problema para el otro, si bien el país vecino tiene mayor capacidad de daño. Sucede que ambas economías tienen una relación "simbiótica". Así define el vínculo Fausto Spotorno, del centro de estudios de Orlando Ferreres. El sector automotriz es el más integrado. "Es casi una única industria en ambos países", según el economista.Ayer, el ministro de Hacienda brasileño, Guido Mantega, le echó una parte de la culpa por el estancamiento a la menor demanda de autos de la Argentina. Los números oficiales explican la molestia del funcionario: en los primeros seis meses del año, el país redujo 18% las importaciones de Brasil, hasta los 7601 millones de dólares. Pero en el rubro vehículos automotores de pasajeros, el tropezón fue aún mayor: 23 por ciento.Claro que el ministro de Economía, Axel Kicillof, podría reprocharle lo mismo. En los primeros seis meses del año, la Argentina le vendió 152.159...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba