Cuando la Argentina da miedo

"Vuestros sindicalistas dan miedo". La frase salió hace ya 15 años de los labios de Cándido Méndez.

¿Cándido Méndez? Sí, el Saúl Ubaldini o Hugo Moyano español. Durante 22 años, de 1994 a 2016, Méndez fue el máximo representante de los trabajadores de su país. Era otoño en Madrid, y durante esa cena distendida, Méndez no pudo evitar confesar su asombro por la forma en que funcionaban las cosas en la Argentina. Hasta tal punto que sus propios colegas le daban miedo.

Problema evidente de un sindicalista tan europeo como aburguesado, obligado por ley a pedir autorización previa para cualquier manifestación y a garantizar los servicios públicos mínimos. El uno por ciento de las piedras que volaron ayer frente al Congreso de la Nación desataría una crisis política de magnitud en España. No en la...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba