Argentina 2030: El desafío del largo plazo en un país pendular

 
EXTRACTO GRATUITO

Hace un par de semanas, en la reunión de Gabinete que organiza el presidente Mauricio Macri, le tocó presentar sus números al ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. Hubo uno que tomó estado público. Según el economista, la Argentina llegará a 2020 con una relación de deuda sobre producto bruto interno de 36%. "Una relación muy baja si se la compara con otros países y totalmente manejable", dijo entonces frente a sus colegas y a su jefe. La mención de 2020 parece lejana en un país atrapado en la telaraña del corto y mediano plazo, más aún si se tiene en cuenta que ese año estará dentro de un nuevo período presidencial.

Lejos de esas reuniones de la cúpula del Gobierno, hay un grupo de intelectuales que puso el ojo más allá: Argentina 2030. Allí no se hace futurología. Más bien lo contrario, se trabaja con las certezas que dan los datos y las proyecciones. Se discuten documentos, posturas y formas en las que el país podría empezar a prepararse para un mundo muy distinto al actual.

Existen algunas cosas que, se sabe, que ocurrirán. "En el mundo del 2030 es esperable que las fuentes de crecimiento estén cada vez más asociadas al conocimiento y a la información. La aceleración del cambio tecnológico generará mayor productividad y, a la vez, un cambio en la composición y, probablemente, una destrucción neta de empleo. El crecimiento de la población mundial traerá aparejado un fuerte aumento en la demanda de alimentos y energía", inicia uno de los documentos que fue el disparador del capítulo económico de la iniciativa creada por el Presidente en noviembre pasado y que está comandada por el economista Eduardo Levy Yeyati.

Fue en Mendoza donde se debatieron estos temas. Economistas que viajaron se juntaron allí con académicos de la Universidad de Cuyo, anfitriona de la reunión. "Según lo que vi en Mendoza, uno de los grandes interrogantes es cuál va a ser el sector que se convierta en el generador empleo en 2030.", dice Levy Yeyati.

Aquella mañana, el también profesor de la Universidad Torcuato De Tella (UTDT) estuvo en una mesa de debate con el director de Desarrollo Económico del Cippec, Martín Rapetti, y con el economista de la Unión Industrial Argentina (UIA), Diego Coatz, entre otros. Surgió un contrapunto con el tema del empleo. Hubo idas y vueltas. "Aun con una industria fuerte, por la automatización y los nuevos procesos que se implementan no podrá ser la gran generadora de empleo que fue en el siglo pasado", dijo Levy. Empezó el debate y finalmente hubo consenso: la industria sola no podrá absorber la fuerza...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA