Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala I, 20 de Octubre de 2023, expediente CNT 046001/2010/CA001 - CA002

Fecha de Resolución20 de Octubre de 2023
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala I

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO SALA I SENTENCIA DEFINITIVA CAUSA NRO. 46001/2010/CA1-CA2 AUTOS: “AREVALOS CASTRO VICTORINA C/ GALENO ART S.A. S/ ACCIDENTE - ACCION CIVIL” JUZGADO NRO. 59 SALA I En la ciudad de Buenos Aires, en la fecha de registro que figura en el Sistema Lex100, la Sala Primera de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, procede a dictar sentencia en la causa del epígrafe y con arreglo al siguiente orden, conforme los resultados del sorteo efectuado: La Doctora Gabriela Alejandra Vázquez dijo: I.- El Señor Juez de primera instancia hizo lugar a la demanda iniciada por la Sra. Victorina AREVALOS CASTRO y condenó a RIO SIL S.A. y a GALENO ART S.A. a pagarle la suma de $350.000 más intereses desde la fecha de toma de conocimiento de la enfermedad, calculados a las tasas recomendadas por esta Cámara en las Actas Nro. 2601/14, 2630/16 y 2658/17. Ello, a fin de resarcir los daños que aquella experimenta a raíz de las dolencias derivadas de un accidente de trabajo ocurrido en 2008 y de las tareas de esfuerzo realizadas para su empleador. Para así decidir, dijo que la actora padece una incapacidad psicofísica del 35% de la total obrera a causa de las tareas efectuadas para la codemandada RIO SIL S.A., por la cual ambas codemandadas resultan solidariamente responsables en los términos de los artículos 1.113 y 1.074 del Código Civil vigente al momento de los hechos (v. sentencia). Tal decisión es apelada por RIO SIL S.A., por GALENO ART S.A. y por la Sra. AREVALOS CASTRO a tenor de los memoriales digitales a estudio (v. apelación de Rio Sil S.A., apelación de Galeno ART S.A. y apelación de la accionante). La actora contestó oportunamente las apelaciones de las demandadas (v. réplica). A su vez, la representación letrada de la parte actora, el perito ingeniero y la perita contadora apelan los honorarios que se les regularon en el 16%, 7% y 7% respectivamente del monto total del proceso, por considerarlas exiguas. II.- La codemandada RIO SIL S.A. se queja por la responsabilidad que se le atribuye con fundamento en el derecho común. Expresa que no debió ser demandada porque, en lo atinente a la enfermedad profesional denunciada, resulta aplicable el régimen de la Ley de Riesgos del Trabajo, particularmente el artículo 39 de dicho cuerpo normativo. Dice, en definitiva, que “[e]l trabajador no tiene acción contra el empleador por cuestiones relativas a las prestaciones de la ley 24.557 cuando éste se encuentra afiliado a una ART como es el caso de mi mandante”. La queja no procede. Fecha de firma: 20/10/2023 Firmado por: MARIA CECILIA HOCKL, JUEZ DE CAMARA 1 Firmado por: GABRIELA ALEJANDRA VAZQUEZ, JUEZ DE CAMARA Firmado por: ENRIQUE CATANI, JUEZ DE CAMARA Firmado por: MARIA VICTORIA ZAPPINO VULCANO, SECRETARIA #19912274#387895219#20231017172145666 Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO SALA I Digo esto porque, en primer lugar, la Sra. AREVALOS CASTRO demandó a RIO SIL S.A. por resultar civilmente responsable de los daños ocasionados por las tareas de esfuerzo realizadas como mucama de piso y ayudante de lavandería y bachera, faenas realizadas a lo largo de la relación laboral. En este contexto, acreditadas las tareas de esfuerzo, repetitivas y antiergonómicas realizadas por la Sra. AREVALOS CASTRO, era RIO SIL S.A., en su calidad de empleadora y titular de la actividad riesgosa para la osamenta de quienes las prestaban, quien debía probar la culpa de la trabajadora o la de un tercero por quien no debía responder y no lo hizo (art.1113, 2ª parte, 2º párrafo Código Civil). Según lo que regla el art. 1113 2º párrafo del Código Civil aplicable en la causa, puede calificarse como actividad riesgosa la que desarrollaba la actora como mucama de piso, no solo por las posiciones antiergonómicas que tal faena le exigía, sino también por los esfuerzos que debía realizar diariamente para cargar y transportar manualmente las bolsas con sábanas y toallas -a veces mojadas- hasta el lavadero ubicado en el segundo subsuelo; tareas que, con el paso del tiempo, terminaron por dañar su columna vertebral y producir la patología columnaria evidenciada por el experto médico. Lo expuesto no hace más que confirmar la naturaleza “riesgosa” de los elementos de trabajo evaluados en función de la actividad que desarrollaba la trabajadora. Sobre el particular coincido con la doctrina y jurisprudencia que sostiene que la cosa a que hace referencia el artículo 1.113 del Código Civil debe ser interpretada en sentido amplio, por lo que el riesgo de la cosa allí aludido, como factor de atribución objetivo de responsabilidad, comprende toda explotación empresaria y el riesgo que crea la empresa con dicha explotación. En este sentido, se considera que la actividad es riesgosa cuando “por su propia naturaleza (esto es, por sus características propias, ordinarias y normales) o por las circunstancias de su realización. En su momento, y en vigencia del régimen anterior, Kemelmajer de Carlucci sostenía que "el nuevo art. 1113 produce una visible ampliación en el ámbito de la responsabilidad patronal del derecho común, desde que también se presume la responsabilidad cuando la actividad sea riesgosa en sí misma o por las circunstancias en que fue realizada". ("Reflexiones en torno a la acción de derecho común en la nueva ley de accidentes de trabajo y el Código único", "El Derecho", t. 146, p. 632), tesitura que actualmente ha sido receptada explícitamente por el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación (art. 1757). Por otra parte, la declaración de inconstitucionalidad del artículo 39 de la LRT fue resuelta de conformidad con la doctrina sentada por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en el expediente “Aquino, Isacio c/ Cargo Servicios Industriales SA” Fecha de firma: 20/10/2023 Firmado por: MARIA CECILIA HOCKL, JUEZ DE CAMARA 2 Firmado por: GABRIELA ALEJANDRA VAZQUEZ, JUEZ DE CAMARA Firmado por: ENRIQUE CATANI, JUEZ DE CAMARA Firmado por: MARIA VICTORIA ZAPPINO VULCANO, SECRETARIA #19912274#387895219#20231017172145666 Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO SALA I (Fallos 327:3753) y “Silva, Facundo Jesús c/ Unilever de Argentina SA” (Fallos 330:5435), por lo que lo resuelto en origen no merece reproche. En conclusión, por los fundamentos expuestos precedentemente, corresponde confirmar la condena pronunciada respecto de RIO SIL S.A. con fundamento en el derecho común. III.- La codemandada GALENO ART S.A. se queja por la responsabilidad integral que le fue atribuida en la sentencia de primera instancia. Indica que el colega de origen no habría determinado la existencia de nexo de causalidad jurídicamente relevante entre los hechos denunciados y los supuestos incumplimientos imputados a su parte. Asimismo, la quejosa cuestiona por excesivo e irrazonable el monto diferido a condena; objeta la fecha fijada como inicio para el cómputo de intereses y por elevados los honorarios regulados a los profesionales intervinientes. Las quejas no proceden. Ante todo, considero que el memorial recursivo no cumple con las exigencias que impone el artículo 116 de la ley 18.345, porque no contiene una crítica concreta y razonada de los fundamentos del fallo que considera equivocados, ya que la quejosa solamente realiza observaciones abstractas y dogmáticas que no hacen referencia específica a los fundamentos vertidos por el juez de primera instancia para juzgarla responsable en el marco del derecho común y con puntual basamento en las previsiones del artículo 1.074 del Código Civil. Efectivamente, en el primer agravio afirma que su parte no puede ser responsabilizada con fundamento en el derecho común, o sea, por fuera de las prestaciones dinerarias establecidas por la ley 24.557 y que, entonces, jamás debe responder por las derivaciones de una acción judicial extra- sistémica, máxime cuando demostró a través de la pericial contable que su parte brindó la totalidad de las prestaciones por las que se había obligado. Sin embargo, la apelante soslaya que el magistrado hizo mérito de la doctrina sentada por la Corte Federal en el caso “Torrillo” (Fallos:332:709) según la cual, no existe razón alguna para poner a una aseguradora de riesgos del trabajo al margen del régimen de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR