Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial, 24 de Agosto de 2010, expediente 116.422/2002

Fecha de Resolución24 de Agosto de 2010

Poder Judicial de la Nación Poder Judicial de la Nación “Año del Bicentenario”

116.422/2002 mab ARCURI ORLANDO MARIO C/ PODER EJECUTIVO NACIONAL Y

OTRO S/ SUMARISIMO.

Juzgado 15 - Secretaria 30.

Buenos Aires, 24 de agosto de 2010.

Y VISTOS:

  1. ) La apelación.

    Apeló la codemandada “Metlife Seguros de Retiro S.A.” (antes USO OFICIAL

    Siembra Seguros de Retiro S.A.

    ) la sentencia dictada a fs. 354/64 vta. que hizo lugar a la presente acción e impuso las costas a su parte.

    Los agravios de la recurrente obran desarrollados en la presentación glosada a fs. 402/19, la que no fue contestada por la contraria.

    Por su parte, efectuada la pertinente vista, la Sra. Fiscal se expidió a fs. 457 en los términos que se desprenden del dictamen glosado en la citada foja.

  2. ) Los agravios.

    Se agravió la compañía aseguradora de que el Magistrado de grado: i) hubiese rechazado las excepciones de “transacción”, “desistimiento del derecho” y “pago documentado”, cuando era obvio que el accionante había suscripto libremente con su parte, la Opción “B” del Plan de Reestructuración de Deuda previsto en el Decreto de Necesidad y Urgencia N° 558/02; ii)

    hubiese considerado inaplicable a los contratos de seguros materia de autos, la normativa de emergencia dictada a partir del mes de enero de 2002; iii)

    hubiese aplicado en forma incorrecta la doctrina emanada del precedente “B.” de la C.S.J.N.; iv) hubiese hecho recaer sobre su parte un riesgo no asumido al contratar, cual era el de la devaluación, toda vez que su parte había realizado inversiones en dólares; v) hubiese soslayado el hecho de que la pesificación jamás pudo haber sido prevista; vi) hubiese omitido aplicar a la obligación de que se trata el Coeficiente de Estabilización de Referencia (C.E.R.) y, finalmente; vii) hubiese impuesto las costas del proceso íntegramente a su parte, cuando era evidente -teniendo en consideración que las cuestiones aquí tratadas resultaban sumamente discutibles y ajenas a la previsión de los litigantes- que éstas debieron haber sido distribuidas por su orden; máxime cuando el actor suscribió al Plan “B” de Reestructuración previsto en el art. 5 del Decreto de Necesidad y Urgencia N° 558/02, habiendo cumplido su parte con la obligación a su cargo y renunciado A. a iniciar cualquier tipo de reclamo derivado de la pesificación de la póliza, sin haber efectuado tampoco este último reserva alguna de su derecho; tornándose -de ese modo- aplicable la doctrina sentada en el fallo “Cabrera”.

  3. ) Los hechos del caso.

    En primer término, es del caso dejar sentado que el actor instó la presente acción de amparo a los fines de obtener la restitución de las sumas existentes como saldo disponible en la cuenta a su favor, por el importe total de U$S 109.354,22 en su moneda de origen, esto es, en dólares estadounidenses, o su equivalente en pesos a la cotización en el mercado libre de cambio a la fecha de su efectivo pago.

    Argumentó, en tal sentido, el accionante que la normativa de emergencia resultaba inconstitucional, al verse afectados principios y garantías de raigambre constitucional. Por último, citó jurisprudencia del Supremo Tribunal y destacó que se hallaban verificados en la especie los requisitos formales para la admisibilidad de la acción de amparo, solicitando, a su vez,

    como medida cautelar que se suspendiesen las limitaciones y restricciones previstas en la normativa impugnada a los efectos de ordenarse la inmediata entrega de las sumas reclamadas en la moneda en que hubiesen sido oportunamente depositadas (véanse fs. 1/13 vta.).

    Las alternativas procesales que se sucedieron a ello tienen que ver, por un lado, con el rechazo de la medida precautoria requerida y, por otro lado, con la asignación a las presentes actuaciones del trámite de juicio sumarísimo.

    De su lado -y en lo que aquí interesa-, la codemandada “Siembra Seguros de Retiro S.A.” (actualmente, “Metlife Seguros de Retiro S.A.”) se opuso a la procedencia de la acción, para lo cual interpuso las excepciones de “transacción”, “conciliación” y “desistimiento del derecho”, como así

    también, de “pago documentado”, con fundamento en que el actor había ejercido, con anterioridad a la notificación de la demanda, la opción “B” de Poder Judicial de la Nación entre aquellas contenidas en el Plan de Reestructuración aprobado por la autoridad de contralor; circunstancia -ésta- que implicaba haber conciliado libremente con la contraria la controversia suscitada, a raíz de la pesificación de la póliza oportunamente contratada. Bajo ese encuadre, destacó que su parte no era una entidad financiera y que, por ende, no resultaba depositaria ni administradora de sumas de dinero, sino que era titular de los fondos provenientes de las primas percibidas como contraprestación por los riesgos y beneficios a cuyo pago se comprometía, en el marco de los contratos de seguros por ella celebrados; agregando que estas primas conformaban las reservas matemáticas propiedad de “Siembra”. Aclaró así que tales primas no constituían una inversión o depósito financiero, al tratarse el precio del seguro de la contraprestación a cargo del asegurado por las obligaciones que asumía el asegurador; razón por la cual las normas que componían el denominado USO OFICIAL

    corralito financiero

    eran -según adujo- inapropiadas e inaplicables al caso que nos ocupa.

    Acto seguido, dicha coaccionada contestó demanda, alegando -sin embargo- que el contenido del Decreto 214/02 y ccdtes. importó el reconocimiento de una situación de crisis que excedía el estricto aspecto financiero y bancario; adoptándose a través de dicha normativa los recaudos tendientes a traer certeza a deudores y acreedores respecto de obligaciones que hubiesen sido pactadas dentro y fuera del sistema financiero. Explicó -

    finalmente- que su accionar siempre se ciñó a lo dispuesto por la autoridad de control -la Superintendencia de Seguros de la Nación- en virtud de lo establecido por la normativa vigente en la materia; por lo que el pago de la obligación involucrada en dólares estadounidenses significaría, además de un beneficio para el actor en detrimento de los restantes integrantes de la mutualidad de asegurados, un desequilibrio económico de las prestaciones, en tanto su parte se vería perjudicada por los alcances de la legislación tildada de inconstitucional en mayor medida que el propio accionante.

    Resta señalar que vista la contradicción de tales posturas, el Señor Juez de grado resolvió hacer lugar a la demanda incoada contra “Siembra Seguros de Retiro S.A.” (actualmente, “Metlife Seguros de Retiro S.A.”), con base en que el caso sub-examine resultaba análogo tanto en lo fáctico como en lo substancial, a lo decidido por la C.S.J.N. in re “Á. Raquel c/ Siembra Seguros de Retiro S.A.”, del 03.03.2009, siguiendo la doctrina fijada en los autos “B.E.S. c/ P.E.N.”, del 16.09.2008,

    antecedentes éstos cuya doctrina juzgó aplicable a la especie. En ese marco,

    atento al modo en que resolvió la cuestión, el a quo entendió que había devenido abstracta la consideración de las excepciones oportunamente planteadas por la compañía aseguradora demandada.

    En razón de ello, el a quo concluyó en que la demanda debía prosperar, condenando -de ese modo- a la mencionada aseguradora a abonar al actor el importe reclamado en su moneda de origen (es decir, la suma de U$S

    109.354,22) o su equivalente en pesos teniendo en cuenta el tipo de cambio del mercado libre vendedor del día de su efectivo pago, debiendo reintegrarse a “Siembra” los Boden 2012 transferidos a nombre del actor en el marco del Plan de Reestructuración.

    Contra dicho decisorio la demandada interpuso recurso de apelación, en los términos precedentemente aludidos.

  4. ) El thema decidendum.

    Así las cosas, el thema decidendum en esta Alzada ha quedado centrado en determinar, en primer lugar, si resultan procedentes -o no- las excepciones de transacción, desistimiento y pago documentado mediante Boden 2012

    opuestas por la accionada y -sólo en la hipótesis de considerarse inviables tales...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba