Juan J. Aranguren: “El empresario argentino tiene un miedo exagerado”

 
EXTRACTO GRATUITO

La entrevista tuvo lugar en el edificio de Shell, en Roque Sáenz Peña al 700, Ciudad de Buenos Aires.–A ver qué le parece esta hipótesis de cómo empezó : en 2005, pleno romance con Chávez, se empieza a decir que Pdvsa, de Venezuela, iba a desembarcar en la Argentina y a comprar la estructura de Shell. Pero usted contestó: ni vendemos ni nos vamos. ¿Cree que Kirchner apostaba a que ustedes se iban y la negativa lo enojó?–No es disparatada la idea. De hecho, Chávez visitó la Argentina, y en un momento determinado –nunca Shell había hablado con Pdvsa– cuando estaba inaugurando una estación de servicio enfrente de la ESMA, dijo: "A fin de año –por fin de 2005– esa refinería manejada por gringos pasará a manos nacionales". En un par de entrevistas me preguntaron, yo contesté y los diarios dijeron: " desmiente a Chávez".–¿Y a partir de esto la relación cambia?–El 31 de enero fue lo que dijo Chávez, y un mes después, cuando a Shell le aumenta el costo de su materia prima en un 10% y nosotros decidimos aumentar el precio de los combustibles, un 2,7% la nafta y 4,3% el gasoil, Kirchner dice: "A Shell no hay que comprarle ni una lata de aceite". Después vinieron los bloqueos, las multas. Ahora el sector empresario hace referencia a la necesidad de unirse. Pero nadie salió a rasgarse las vestiduras porque el Presidente salió a pedir el boicot contra una compañía. Tenemos que decir lo que pensamos. Todos aquellos que estuvieron más cerca [del Gobierno] han decidido irse del país. Esso, una parte de Petrobras, sabemos lo que pasó con Repsol...–¿Qué es lo que quiere decir?–Bueno, que a lo mejor no tuvieron… Shell tuvo la personalidad de exponer su verdad. Vivimos en democracia, no podemos callarnos. Si no podemos expresar diferencias, no vivimos en democracia plena.–¿No estamos en democracia plena?–No, la democracia se ejerce. Si el sector empresario no se siente en condiciones de decir su verdad, de defender su interés... Somos nosotros los responsables de aceptar lo que viene de arriba como una instrucción...–Un kirchnerista lee el diario y dice: "Aranguren llama a la rebelión en la granja".–Lean el libro de Orwell y digan si es o no un reflejo de la sociedad. ¡Y no estoy hablando solamente del kirchnerismo, sino de la organización política argentina!–¿Y qué le diría al empresario que piensa: "¡Qué vivo! Aranguren se planta porque tiene detrás a las dos coronas, la holandesa y la británica, y porque no arriesga capital propio"?–Está bien, cada cual puede pensar lo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA