Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala I, 10 de Octubre de 2017 (caso ARANDA, LILA AZUCENA (7) c/ CONSORCIO DE PROPIETARIOS EDIFICIO VIRREY LORETO 2665 s/DESPIDO)

Fecha de Resolución:10 de Octubre de 2017
Emisor:Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala I
 
EXTRACTO GRATUITO

Poder Judicial de la Nación SENTENCIA DEFINITIVA NRO. 92109 CAUSA NRO. 7744/2013 AUTOS: “A.L.A. c/ CONSORCIO DE PROPIETARIOS EDIFICIO VIRREY LORETO 2665 s/ Despido”

JUZGADO NRO. 10 SALA I En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a los 10 días del mes de OCTUBRE de 2.017, reunida la Sala Primera de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, para dictar sentencia en la causa del epígrafe, y de acuerdo al correspondiente sorteo, se procede a votar en el siguiente orden:

La D.G.A.G. dijo:

  1. La Sra. Jueza de primera instancia rechazó la demanda orientada al cobro de la indemnización por despido y otros créditos de naturaleza laboral. Para así decidir, luego de valorar las pruebas producidas y los antecedentes del caso, concluyó que no existió relación laboral entre las partes y que no se configuraba en el caso el supuesto previsto por el art. 29 de la LCT.

  2. Tal decisión es apelada por la parte actora a tenor de las manifestaciones vertidas en la memoria de fs. 228/231.

    En tal contexto, la accionante cuestiona que la magistrada de origen haya rechazado la acción entablada contra el Consorcio demandado.

  3. En primer lugar, resulta forzoso señalar que la expresión de agravios formulada por la accionante no constituye una crítica concreta y razonada del decisorio apelado (art 116 Ley 18.345) en tanto no reúne mínimamente los recaudos que hacen a la debida fundamentación de un recurso. En este sentido, cabe señalar que, el planteo debe constituir una exposición jurídica que contenga el análisis serio, razonado y crítico de la sentencia recurrida. Allí el recurrente debe expresar los argumentos en los que funda la descalificación de los fundamentos en los que se sustenta la solución cuestionada, invocando aquella prueba cuya valoración se considera desacertada o poniendo de manifiesto la incorrecta interpretación del derecho declarado aplicable a la controversia.

    En lo posible, debe demostrarse, punto por punto, la existencia de los errores de hecho o de derecho en que pudiera haber incurrido el juzgador y la indicación precisa de las pruebas y de las normas jurídicas que el recurrente estime le asisten.

    Ninguno de tales principios han sido respetados en el escrito recursivo de la parte demandante puesto que el apelante se limita a transcribir partes aisladas del decisorio, y a expresar su disconformidad sin lograr una exposición argumentativa que permita considerar equivocado lo resuelto. Decir que la sentencia es incongruente y arbitraria, no constituye una crítica concreta y razonada del aspecto del fallo que estima equivocado. Tampoco lo son, las meras...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS