Apuran la investigación del caso Nisman con 20 nuevas medidas de prueba

 
EXTRACTO GRATUITO

Con la , la jueza Fabiana Palmaghini buscó ayer darle un nuevo impulso a la investigación de la .

La magistrada recibió ayer por unas horas de manos de la fiscal Viviana Fein el expediente para resolver si correspondía aceptar como querellante a la Asociación de Fiscales, que preside Carlos Donoso Castex. Entendió que no correspondía porque no se trataba de un caso en el que estuvieran en juego crímenes de lesa humanidad o graves violaciones de los derechos humanos, como taxativamente exige el Código Procesal Penal.

En la misma respuesta a la fiscal Fein, y cuando le mandó de vuelta el expediente, la jueza Palmaghini le sugirió una seguidilla de medidas de prueba para completar la pesquisa. Sin ánimo de enfrentarse con la fiscal, la jueza dejó en claro que no es su intención quedarse con la instrucción del caso. De hecho podría haber tomado a su cargo el expediente una vez que Diego Lagomarsino quedó imputado por suministrarle a Nisman el arma con que murió.

Sin embargo, no lo hizo, y le devolvió la causa a la fiscal sobre la base del artículo 196 del Código Procesal, que establece que "el juez de instrucción podrá decidir que la dirección de la investigación de los delitos de acción pública de competencia criminal quede a cargo del fiscal".

Palmaghini ayer, sin plantear diferencias operativas con la fiscal, le sugirió medidas que pueden servir como líneas de investigación adicionales en función de la prueba que reunió Fein hasta el momento.

Entre ellas se cuenta que tome declaración a todos los vecinos del complejo Le Parc y especialmente a los que habitan en la torre Boulevard, donde Nisman vivía en el departamento 2 del piso 13.

Esta tarea fue asignada a la División Homicidios de la Policía Federal, pero aún no fue completada.

Es clave lo que puedan decir los vecinos sobre si escucharon el disparo o los movimientos de entrada y salida del edificio.

No hay imágenes de la salida de Lagomarsino del departamento del fiscal el sábado a la tarde, cuando él dice que fue a darle el arma que le había pedido para su protección. Pero cinco personas, entre ellas un grupo de jóvenes, compartieron con él ascensor, con lo que podrían darle una coartada sobre su salida. Esas personas pueden ser vecinos o invitados. A Lagomarsino le interesa ubicarlos para disolver las sospechas en su contra.

Otra prueba que la jueza sugirió tiende a tratar de identificar la huella dactilar parcial que estaba en el pasillo técnico de los acondicionadores de aire que une...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA