Apura la Presidenta medidas para sus aliados gremiales

 
EXTRACTO GRATUITO

http://www.lanacion.com.ar/1491964-moyano-los-funcionarios-de-este-gobierno-son-unos-che-pibes de fondo, el Gobierno comenzó a enviar señales a los sectores enfrentados al líder camionero. La presidenta Cristina Kirchner les prometió que avanzará en destrabar la deuda que el Estado mantiene con las obras sociales sindicales y les dejó entrever que apuesta a una reforma impositiva amplia para el año próximo.Además, ordenó a sus funcionarios analizar un aumento en el corto plazo de las asignaciones familiares, uno de los principales reclamos del sindicalismo, y de la Asignación Universal por Hijo. Pretende también adelantar para dentro de dos semanas el anuncio de la suba de jubilaciones que regirá desde septiembre.El lunes pasado, la Presidenta dijo a los más de 50 dirigentes gremiales que recibió en su despacho que irá "a fondo", según las palabras que refirieron luego sus interlocutores, con una reforma del sistema tributario. No será inmediato, cuentan los testigos del encuentro. La Presidenta les anticipó que analizaba varios escenarios y pidió paciencia.http://www.lanacion.com.ar/1484261-puntos-basicos-para-comprender-el-impuesto-a-las-ganancias entraría dentro de un paquete más amplio de cambios y se podría modificar recién cuando asuma la conducción de la CGT bendecida por la Casa Rosada, que tiene previsto elegir sus autoridades el 3 de octubre. Eso le permitirá a la Presidenta despegar cualquier decisión que tome de la marcha a Plaza de Mayo que hizo Moyano para reclamar que se eleve el mínimo a partir del cual un trabajador es alcanzado por el impuesto."Nos pidió que esperemos, que seamos responsables porque está analizando todas las variables", sostuvo uno de los sindicalistas que compartió mesa con la Presidenta. Ellos se fueron expectantes, pero con las manos vacías.Según describieron fuentes oficiales y sindicales a LA NACION, la reforma en la Administración de Programas Especiales (APE) que Cristina Kirchner decretó el jueves pasado fue una consecuencia de las negociaciones previas que ya habían tenido algunos dirigentes, como el titular de la Uocra, Gerardo Martínez y el de los estatales de UPCN, Andrés Rodríguez, con Liliana Korenfeld, a cargo del organismo que se fusionó con la Superintendencia de Servicios de Salud. Los dos sindicalistas tienen, además, una muy cercana relación con Cristina Kirchner e integran el selecto grupo de mayor confianza de la Casa Rosada en el nuevo mapa sindical."El decreto estaba consensuado", explicó una...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA