Apoyan en el Senado la ley en favor de la muerte digna

 
EXTRACTO GRATUITO

Movilizados por el pedido de http://www.lanacion.com.ar/1400317-la-muerte-es-un-hecho-natural-y-hay-que-dejar-que-suceda para que http://www.lanacion.com.ar/1398164-desesperada-lucha-de-una-madre-que-pide-que-dejen-morir-a-su-pequena-hija del respirador artificial que la mantiene con vida desde su nacimiento, hace ya dos años, tres comisiones del Senado abrieron ayer el debate de una serie de proyectos de ley que intentan reglamentar la denominada "muerte digna" o, de manera más técnica, la limitación del esfuerzo médico terapéutico en casos de pacientes con enfermedades terminales o irreversibles.Durante más de cuatro horas se escucharon los abordajes multidisciplinarios de más de treinta especialistas en medicina, derecho, bioética y psicoanálisis, en su mayoría favorables a reglamentar la materia y evitar el "encarnizamiento médico" en el sostenimiento de la vida de los pacientes. Estas posiciones coincidentes podrían ser recogidas y plasmadas por los senadores en una ley que avance en la protección de la autonomía de los pacientes para decidir sobre su cuerpo y su salud.El alegato más fuerte fue el que aportó la periodista Sofía Caram. Entre lágrimas narró la experiencia de su hermana Laila, quien había nacido con problemas neurológicos que se fueron agravando hasta que, a los 13 años, ingresó en un hospital como consecuencia de un paro cardiorrespiratorio. La niña superó el trauma conectada a un respirador artificial que, tras una mejoría, le fue quitado. "En ese momento, el grupo de médicos tuvo el buen tino de decirles a mis padres que la enfermedad era incurable y que iba a volver a entrar en crisis, y que si eso ocurría una vez conectada al respirador artificial, por la ley argentina, no se podía volver atrás. Así fue como mis padres decidieron que no se le aplicara el respirador y que sólo se le aliviara el dolor", explicó. Sin disimular la emoción del traumático recuerdo, Caram abogó por la sanción de una ley que contemple casos como el de su hermana: "Si no hay vida digna, debe haber muerte digna, porque no sólo sufre la persona, sino que también sufre su familia".El padecimiento familiar también se refleja en las historias de Selva Herbón (ver aparte) y de Susana Bustamante, madre de Melina, de 19 años, que murió en marzo pasado, luego de permanecer varios meses postrada en una cama del hospital Garrahan con una enfermedad degenerativa del sistema nervioso. Desde los tres años, tenía un diagnóstico de neurofibromatosis tipo 1 y además sufría...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA