Aportes sobre Migraciones

Autor:Lidia Guevara
RESUMEN

Cabe mantener una clara posición en la lucha por un orden social justo que contribuya a que los principios del Derecho del Trabajo se hagan realidad, aún en este mundo globalizado, de exclusión, mas que de inclusión, de grandes disparidades y abismos entre ricos y pobres, agudizado por las crisis económicas y por las políticas imperiales y neoliberales que han achicado y arrinconado a los estados, permitiéndoles solamente un papel de espectador ante el crecimiento y protagonismo de nuevos actores como son las trasnacionales y las nuevas formas de gestión de los empleos, cuales son la tercerización, la subcontratación, la... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO

Cabe mantener una clara posición en la lucha por un orden social justo que contribuya a que los principios del Derecho del Trabajo se hagan realidad, aún en este mundo globalizado, de exclusión, mas que de inclusión, de grandes disparidades y abismos entre ricos y pobres, agudizado por las crisis económicas y por las políticas imperiales y neoliberales que han achicado y arrinconado a los estados, permitiéndoles solamente un papel de espectador ante el crecimiento y protagonismo de nuevos actores como son las trasnacionales y las nuevas formas de gestión de los empleos, cuales son la tercerización, la subcontratación, la intermediación, el empleo precario a tiempo parcial e incluso la contratación por horas, el teletrabajo, telemarketing, los call center y las teorías del mundo desarrollado en materia de derecho laboral y economía empresarial conocidas como la flexiseguridad, la responsabilidad social corporativa y otras.

En ocasión del VII Encuentro Latinoamericano de Abogados Laboralistas, que tuvo lugar en Cochabamba, Bolivia en el mes de diciembre de 2007, a más de siete años de su fundación en Campos de Jordao, Brasil y de su militante y activa participación en los foros internacionales y en cada uno de los países donde las organizaciones nacionales están representadas como miembros, la ASOCIACION LATINOAMERICANA DE ABOGADOS LABORALISTAS (ALAL), ha considerado necesario ratificar que ella sigue guiándose por los mismos objetivos que sus fundadores tuvieron en mira en aquella ocasión, para generar la mejor doctrina del derecho laboral latinoamericano, como una herramienta más para alcanzar sus fines.

Como la ALAL no es ni será neutral, ha seguido manteniendo una clara posición en la lucha por un orden social justo que contribuya a que los principios del Derecho del Trabajo se hagan realidad, aún en este mundo globalizado, de exclusión, mas que de inclusión, de grandes disparidades y abismos entre ricos y pobres, agudizado por las crisis económicas y por las políticas imperiales y neoliberales que han achicado y arrinconado a los estados, permitiéndoles solamente un papel de espectador ante el crecimiento y protagonismo de nuevos actores como son las trasnacionales y las nuevas formas de gestión de los empleos, cuales son la tercerización, la subcontratación, la intermediación, el empleo precario a tiempo parcial e incluso la contratación por horas, el teletrabajo, telemarketing, los call center y las teorías del mundo desarrollado en materia de derecho laboral y economía empresarial conocidas como la flexiseguridad, la responsabilidad social corporativa y otras.

Somos testigos de un mundo de maquiladoras, de discriminación, de abusos contra los trabajadores, de violencia institucional y en todos los sectores y órdenes, que han llevado incluso a la criminalización de las luchas sociales y sindicales, cual si fueran los trabajadores los culpables de dicha situación y causantes de los males que aquejan hoy a los poseedores de las riquezas, que claman ahora por la participación de los trabajadores en este conflicto, cuando en los tiempos de bonanza y crecimiento no se detienen a observar qué mundo más injusto y desequilibrado han creado.

Si fuésemos simples espectadores, todo nuestro discurso no pasaría por ser nuevamente una utopía, por tanto es objetivo de la Carta de Cochabamba firmada en ocasión del Encuentro antes mencionado y de la más reciente Declaración de La Habana, adoptada el 29 de Noviembre de 2008 en La Habana, Cuba, como prueba de que estamos en el camino correcto, activar nuestras redes sociales, nuestras organizaciones nacionales y a los profesionales del derecho que compartan estos objetivos, de la necesidad de transformar las estructuras sociales y económicas de dominación, marginación y de injusticia social que sufren nuestros pueblos. Y para ello es condición indispensable la unidad e integración latinoamericana.

Estamos en la primera década del siglo XXI, asistimos a los intentos de los grandes bloques mundiales por posesionarse de la América Latina, donde se encuentran los contrastes más abismales, no obstante, donde aún en el subdesarrollo, existen amplias y reales posibilidades de inversión de capitales, unas veces por ser un territorio rico de recursos materiales, energéticos, hídricos, fundamentalmente humanos, algunos con alta capacidad y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA