Anna Netrebko y Yuja Wang: dos divas de la música clásica llegan al Teatro Colón

 
EXTRACTO GRATUITO

En cualquier ámbito, el talento no solo hace a una figura. En esa construcción media, muchas veces, un plus que puede estar relacionado a la polémica, la belleza o la actitud. Una diva de la música clásica como Maria Callas no nace dos veces. Pero puede haber otras artistas que, con características propias, marquen la diferencia. Las próximas visitas al Teatro Colón de la consagrada soprano Anna Netrebko (hoy ) y de la ascendente pianista Yuja Wang (en octubre, en el ciclo de Mozarteum Argentino) nos permiten poner el foco en la manera como se construyen carreras artísticas exitosas como las de ellas, que pertenecen a la generación X y a la de las millennials, respectivamente.Si bien la música clásica exige mucho esfuerzo, compromiso y horas de estudio, las formas de encarar una carrera artística o la manera de subrayar ciertas características van cambiando con los años. En las compañías discográficas además de talento se busca belleza para la portada de un disco, un atributo que décadas atrás quizá no haya tenido tanto peso. Al momento de grabar a un guitarrista se impone más el perfil de un Milos Karadaglic que el que hace décadas surgía con Narciso Yepes.Pero además de belleza se necesita actitud. "¿Cuál fue la impresión que me dejó la primera vez que la vi? -contaba Yusif Eyvázov, el actual marido de Anna Netrebko, al sitio especializado Bachtrack-. La de una loca prima donna". Anna seguramente sea una prima donna del siglo XXI, que fue tallando su vida artística y privada a medida que fue ganando experiencia y dejando atrás la juventud. Fue la Violetta de La Traviata el año pasado, con 45 años, en La Scala de Milán. "Pero, ¿Violetta a los 50? ¡No! Ella es más joven", contaba Anna en la misma entrevista donde participó su marido.Maduración y evolución por partes iguales guiaron la carrera de esta soprano nacida en 1971, en Krasnodar, una ciudad del sur de Rusia, que comenzó su carrera muy joven, en el Teatro Mariinski de San Petersburgo. Con 24 años hizo su primer papel en los Estados Unidos, y con el tiempo se convirtió en una de las intérpretes más requeridas por el MET de Nueva York y por las principales salas europeas. Desde que grabó su primer CD en 1995, lleva publicados casi dos docenas de álbumes.Anna fue la soprano veinteañera y treintañera sensual que ha hecho recordados dúos con tenores de su generación como el mexicano Rolando Villazón. Ahora es la señora de las cuatro décadas, la mamá de Tiago (de su relación con el bajo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA