Por amor, llegó como camarógrafo pero creó una golosina que es de las más buscadas en la Patagonia austral

Leonardo Aguinaga creador de los alfajores Chalteños, en El Chaltén, junto con su mujer Ana

Leo y Ana se conocieron en El Chaltén, Santa Cruz , el pueblo más joven de la Argentina, en 2008, cuando el villorrio tenía apenas 80 habitantes, no había celulares y menos Internet. Él es camarógrafo y fue a uno de los aparts de la profesora de gimnasia Ana Miedzir, hoy Anita’s House, por 8 días a filmar un documental sobre glaciares… "Yo había llegado a Chaltén hace muchos años desde Bariloche, trabajé de todo lo que se te pueda ocurrir y por el tiempo que estaba en un momento apliqué para un terreno fiscal y me lo dieron y así hice mi hospedaje. Leo estaba medio solo, era lindo y le gustaba la montaña. Yo estaba trabajando en el Club Andino en ese momento y hubo una fiesta hermosa. Fuimos juntos… y nació el amor", cuenta Anita con alegría. Leo hizo el documental, fue a El Calafate y ella también pudo ir y el amor siguió su cauce profundo horadando sus almas como el cincel en la roca de un escultor. No son tan jóvenes, ambos se habían resignado de alguna manera a estar solos, y sin embargo esa luz que fulmina como un rayo, esa suerte de psicosis que es enamoramiento según Freud, los atravesó con su flecha. Hoy la pareja tiene dos hijos: Santi de 10 años y Nico de 8 y viven la mayor parte del tiempo en la villa.

Leonardo no tenía dinero para comprar alfajores, su golosina preferida, entonces comenzó a elaborarlos y montó un negocio exitoso

Entonces claro, llegó la hora de partir. Con un pie en el avión para filmar su próxima película en José Ignacio, Uruguay, él le dijo que iba a volver en abril; ella no le creyó. Pero no solamente volvió en abril, sino que a fines de ese mes se volvieron juntos a Buenos Aires y se decidió a probar suerte en la Patagonia junto a ella.

Pensó en vivir de remisero, pero le robaron el auto; entonces empezó a trabajar en la construcción. "Me tiré a la pileta y hubo que remarla, ya había pasado la maravilla de las montañas, el tiempo de acariciarse y caminar, había que trabajar. Pero por sobre todas las cosas había un solo problema que puede parecer nimio para todos menos para Leonardo Aguinaga: no tenía dinero para comprar sus alfajores.

El Chaltén se encuentra dentro de la zona Viedma del Parque Nacional Los Glaciares. El pueblo se fundó en 1985, principalmente por razones geopolíticas, para asentar soberanía en la región, uno de los requerimientos más importantes para los árbitros internacionales a cargo del conflicto...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR