American Express Bank Ltd S.A.

Fecha de la disposición:19 de Febrero de 2009
 
EXTRACTO GRATUITO

2.5. BALANCES NUEVOS AmEriCAN ExprESS BANk Ltd. S.A.

Estados Contables al 31 de diciembre de 2008 presentados en forma comparativa mEmOriA A los Señores Accionistas de AmEriCAN ExprESS BANk Ltd.S.A.

En cumplimiento de las disposiciones legales en vigencia, el Directorio del Banco tiene el sumo agrado de someter a la consideración de la Asamblea de Accionistas la Memoria, el inventario, los estados de situación patrimonial, de resultados, de evolución del patrimonio neto y de flujo de efectivo y sus equivalentes y sus notas 1 a 16 complementarias y anexos B, C, E, F, G, H, J, L y N por los ejercicios finalizados el 31 de diciembre de 2008 y 2007, y los anexos D, I y K por el ejercicio finalizado el 31 de diciembre de 2008; como así también el informe de los Auditores Externos correspondiente al ejercicio económico finalizado el 31 de diciembre de 2008, comparativo con el ejercicio anterior, de fecha 13 de febrero de 2009.

Entorno Macroeconómico En el año 2008 la economía argentina, si bien exhibió un buen desempeño, marcó la transición desde un período de alto crecimiento en el último quinquenio, a un año que se avecina a tasas de crecimientos moderadas. De acuerdo al relevamiento de expectativas del Banco Central, se estima en promedio una suba interanual del PBI del 7,6%.

El año 2008 comenzó con un alto nivel de uso de la capacidad instalada y la industria junto con el agro y el crecimiento de los precios de los commodities exportables sostuvieron la continua expansión en el primer trimestre.

A partir de este período, tres fueron las situaciones complejas por la cuales tuvo que atravesar la economía Argentina. En primer lugar, la crisis de hipotecas de alto riesgo en los Estados Unidos, la cual había comenzado en julio de 2008. El segundo episodio se trató del brusco desajuste en la demanda de dinero a partir del conflicto con el sector agropecuario (Resolución 125), y el tercero se vincula con el agravamiento de la crisis internacional.

Estos eventos derivaron en un enfriamiento adicional de la actividad económica con alto impacto en el comercio exterior (las exportaciones cayeron 1,8% en volumen en el segundo trimestre como ejemplo) pero también la industria redujo su expansión al 5,8% anual en comparación a un nivel del 7,2% del año 2007.

Las condiciones domésticas se deterioraron, verificándose también, una pérdida en el nivel de depósitos del sistema financiero. Como consecuencia de este escenario, el sistema financiero elevó el nivel de tasa de interés sobre depósitos, llevando las tasas del 8,7% anual en abril a 17,4% anual en junio y contrayendo en ese período el crédito al sector privado.

A partir del mes de septiembre, se agravaron aún más las condiciones financieras internacionales en forma generalizada. Esto precipitó un corte en el financiamiento entre entidades financieras que se extendió muy rápidamente entre al sector privado no financiero. El impacto para la economía argentina fue la desaparición de financiamiento para el sector privado y para el gobierno. Esto se manifiesta en la suba del riesgo soberano en forma generalizada junto a factores domésticos que potencian la percepción de mayor riesgo.

Las perspectivas para el 2009 son la de una mayoría de países entrando en un período de recesión y un freno en los niveles de inversión. Esta caída será atenuada en la mayoría de los países, como también en la Argentina, por políticas públicas compensatorias. En el lado externo, cabe esperar una fuerte contracción de las exportaciones en valor y en volumen, agravadas aún más por la sequía imperante en todo el país. Se estima que la cosecha para el 2009 será un 30% menor que la de 2008. Asimismo, el sector más afectado va a ser el de bienes durables, mientras que el consumo de bienes no durables se estima que será transitoriamente sostenido por salarios reales estables y con una caída en el nivel de empleo.

En el corto plazo se proyecta que se mantendrá la desaceleración en la variación de los precios como consecuencia de un menor nivel de actividad y la caída de los precios externos. Sin embargo, pueden persistir presiones inflacionarias si se dan una serie de factores como una aceleración de la tasa de devaluación, una política fiscal expansiva y la persistencia de tasas de interés negativas. En este contexto, es clave que la política salarial se muestre extremadamente prudente el año entrante.

Cuentas Públicas En materia fiscal, la recaudación pudo sostener un superávit primario en el 2008 de $ 32.583 millones, lo cual representa haber alcanzado la meta presupuestaria de 3,15 puntos del PBI. El Gobierno había proyectado para el año 2008 un superávit primario (clave para el pago de las obligaciones de deuda) de $ 31.479 millones. El superávit primario para el 2008 (sin contabilizar los intereses de la deuda), fue de un 26,7% mayor que el de 2007. Este resultado es producto de un incremento en los recursos del 33,6% y una suba en el gasto del 34,9%. A su vez, el resultado financiero (que incluye los intereses de la deuda), fue un 58,5% mayor que el de 2007.

Por el lado de los ingresos, el aumento de los precios externos de los commodities en el primer bimestre de 2008, con derechos de exportación que alcanzaron niveles del 42%, fueron fuente una fuente de ingresos para obtener los recursos necesarios. Sin embargo, la caída en el tipo de cambio a mediados de 2008 junto con la vuelta a los niveles de derechos de exportación de fines de 2007, moderaron el nivel del gasto público entre marzo y agosto. A partir de septiembre, la financiación del gasto a través de la emisión de deuda, a una tasa del 15% anual en dólares, puso en evidencia las dificultades de acceder al crédito y puso de manifiesto la necesidad de revisar los anuncios financieros respecto al pago anticipado al Club de Paris (alrededor de $ 6.700 millones de dólares con reservas del Banco Central) y una nueva propuesta a los Holdouts (deuda que no ingresó al canje realizado en el año 2005).

La explicación del aumento del gasto primario esta dada básicamente por jubilaciones, aumentos de asignaciones familiares y subsidios a la energía eléctrica, transporte y alimentos, además de incrementos en salarios y obra pública.

Asimismo, es de destacar que a mediados de octubre, el gobierno decidió estatizar el sistema privado de pensiones, dando fin al sistema de capitalización por las Administradoras de Fondos de Jubilación y Pensión, lo cual efectivamente ocurrió en el mes de diciembre. Esta decisión permite al gobierno a incrementar su financiamiento tributario al recibir todos los flujos de los aportes de trabajadores activos en lugar de colocar deuda por un valor aproximadamente de la mitad de esos flujos.

Finalmente, el pasado mes de enero, el Gobierno anunció un exitoso canje de deuda en el tramo local, logrando una adhesión del 97% entre bancos, compañías de seguros y especialmente de la ANSES y el BCRA para el canje de los denominados Préstamos Garantizados por nuevos títulos de deuda.

De esta manera, $ 15.100 millones de dichos préstamos con vencimiento entre el 2009 y el 2012 serán canjeados por bonos con vencimiento en el 2014, emitidos en pesos argentinos y bajo legislación local. La operación le permitirá a la Argentina reducir este año pagos por $ 5.400 millones de pesos ($ 1.543 millones de dólares) sobre un total de de compromisos de cancelación de deuda para este año por $ 20.000 millones de dólares.

Tras concretar este primer tramo de canje local, el objetivo del Gobierno Nacional es comenzar con la etapa de canje internacional.

Sector Financiero El sistema financiero, a pesar de estar operando en un marco dominado por el profundo deterioro de las condiciones económica financieras globales, el mismo presenta un alto grado de liquidez y solvencia. El stock de activos de rápida realización representa alrededor del 40% de los depósitos totales. Asimismo, en los últimos cinco años, las entidades financieras prácticamente duplicaron su patrimonio como así también llevan cuatro años de rentabilidad positiva a nivel sistémico. Las ganancias obtenidas por la actividad bancaria junto con las nuevas inyecciones de capital de las entidades financieras, impulsaron la readecuación de la solvencia.

El financiamiento por parte de las entidades financieras a empresas y familias continúa, aunque a un ritmo menor, creciendo en un marco de acotado riesgo de crédito. Se estima que los préstamos al sector privado en pesos crecieron un 25% en el año 2008 y que equivalen a 12% del Producto.

Asimismo, los préstamos personales y de tarjetas de crédito registran tasas de crecimiento del orden del 35% anual, siendo estas unas de las líneas más dinámicas.

Con respecto al financiamiento a empresas, el mismo sigue creciendo en todos los segmentos productivos, en particular en préstamos al comercio, la industria y los sectores de servicios, ganando participación en el total de las financiaciones. El financiamiento a las familias y a las empresas ronda el 40% de los activos totales de la banca en el 2008, casi cuatro puntos porcentuales más que en el 2007.

El comportamiento de la cartera de créditos (cartera irregular) se encuentra en un nivel históricamente bajo, del 2,8% de las financiaciones privadas. La irregularidad cayó medio punto porcentual en el último año, explicada por las financiaciones al sector corporativo.

El financiamiento al sector público disminuyó 3,3% en términos de activos en 2008, acumulando una caída del 27,5% desde fines de 2004. Este nivel representa el 14% de los activos totales y un tercio del crédito al sector privado.

Por el lado de los depósitos, los depósitos en pesos constituyen la principal fuente de recursos de los bancos. Tras crecer a un ritmo del 22% en los últimos cuatro años, las colocaciones del sector privado llegan a representar 49% del fondeo del sistema. Solo el 12% de los depósitos están denominados en moneda extranjera y sólo se pueden prestar a quienes demuestren capacidad de repago en dicha...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA