Sentencia Definitiva de SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA PROVINCIA, 29 de Junio de 2021, expediente p 133826

PresidenteSoria-Kogan-Torres-Genoud
Fecha de Resolución29 de Junio de 2021
EmisorSUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA PROVINCIA

A C U E R D O

La Suprema Corte de la Provincia de Buenos Aires, de conformidad con lo establecido en el art. 4 del Acuerdo n° 3971, procede al dictado de la sentencia definitiva en la causa P. 133.826-Q, "., C.A.-. ante el Tribunal de Casación Penal- s/ queja en causa n° 97.798 del Tribunal de Casación Penal, S.I. seguida a K., M.A., con arreglo al siguiente orden de votación (Ac. 2078): doctores S., K., T., G..

A N T E C E D E N T E S

La S.I. del Tribunal de Casación Penal, mediante el pronunciamiento dictado el día 12 de noviembre de 2019, hizo lugar al recurso homónimo interpuesto por la defensa particular contra la sentencia del Tribunal en lo Criminal n° 2 del Departamento Judicial de San Isidro, que -en el marco de un juicio abreviado- había condenado a M.A.K. a la pena de tres años de prisión de ejecución condicional y costas, por resultar autor responsable del delito de abuso sexual agravado por la condición de ministro de culto reconocido, reiterado en tres hechos, contra tres catequistas (art. 119, párrs. primero y cuarto inc. "b", Cód. Penal). En consecuencia, casó el fallo y absolvió al nombrado por el delito mencionado (v. fs. 68/80).

Contra esa decisión el señor F. ante el órgano casatorio, doctor C.A.A., interpuso recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley (v. fs. 96/116) el cual fue declarado inadmisible por el tribunal intermedio (v. fs. 118/120). Deducida queja por aquella parte (v. fs. 155/163), la impugnación fue concedida por esta Suprema Corte (v. fs. 170/172).

Oída la Procuración General (v. fs. 222/229), dictada la providencia de autos (v. fs. 231) y encontrándose la causa en estado de pronunciar sentencia, la Suprema Corte resolvió plantear y votar la siguiente

C U E S T I Ó N

¿Es fundado el recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley interpuesto por el señor F.?

V O T A C I Ó N

A la cuestión planteada, el señor J.d.S. dijo:

  1. En el recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley bajo estudio, el señor representante fiscal denuncia arbitrariedad en la fundamentación de la duda beneficiante en que se sustenta la sentencia absolutoria respecto de la autoría del imputado, porque, según entiende, reposa en una valoración parcial y fragmentada de la prueba de cargo, con apartamiento de las constancias de la causa y afirmaciones meramente dogmáticas (v. fs. 105).

    Sostiene que el Tribunal de Casación Penal partió de premisas erróneas al considerar que el juzgador de origen había realizado una mera enunciación de los elementos probatorios sin valoración crítica y argumentativa (v. fs. 105 vta. y 106). Y que -a diferencia de lo estimado por el órgano revisor- la sentencia de mérito dictada en el marco de un juicio abreviado se basó no solo en los testimonios de las víctimas, con debida explicación de los criterios que sostenían la verosimilitud de sus relatos, sino en una serie de elementos que robustecieron esa convicción.

    Critica también la conclusión a la que arribara el a quo respecto de los casos en que se cuenta con un único testigo, porque aquí son tres diferentes víctimas que denunciaron los abusos sexuales con similar modalidad comisiva, cuando además se ponderaron otras piezas probatorias que -a su criterio- los corroboraban (v. fs. 106/107 vta.).

    Indica que las pericias elaboradas por las licenciadas A., B. y G., fueron fragmentadas por la Casación tomando como preferentes ciertos pasajes de los informes que pondrían en duda la credibilidad de los dichos de las mujeres víctimas, dejando de lado aquellos datos que, contrariamente, robustecían esas versiones (v. fs. 107 vta./108 vta.), evidenciándose el modo parcial con que fueron ponderadas, para sustentar la supuesta ausencia de indicadores asociados a signos y síntomas compatibles con un daño psicológico que tuviera causalidad con los hechos denunciados (v. fs. 109).

    Afirma que el Tribunal de Casación se limitó a poner en duda infundadamente lo denunciado con toda claridad por las tres mujeres, utilizando para ello un análisis sesgado de las pruebas del caso, desatendiendo la doctrina de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH casos F.O. y R.C., según la cual, en las investigaciones sobre hechos de violencia sexual, la declaración de la víctima constituye una prueba fundamental (v. fs. 109 y vta.).

    De otro lado, aduce que la Casación otorgó valor desincriminante al informe sobre la personalidad del imputado realizado por las licenciadas M.O. y A.M.B., pese a que también portaba elementos desfavorables sobre K. que fueron omitidos, en clara muestra de parcialidad (v. fs. 110 y vta.).

    De manera contradictoria el a quo reconoció que, más allá de ciertos elementos de convicción aludidos por el sentenciante de origen que convalidaban los testimonios de las presuntas víctimas, aquellos no lograban desbaratar la presunción de inocencia del encartado (v. fs. 110 vta.). Por eso, cuestiona que fuera desmerecido lo narrado por M.B.A.H. (v. fs. 110 vta. y 111); el nulo valor otorgado a la impresión del boletín diocesano como elemento que coadyuvara a la formación de convicción sincera del sentenciante de origen (v. fs. 111); el modo arbitrario con que la casación desechara determinadas cuestiones relativas al descargo efectuado por el acusado, que habían sido ponderadas por aquel para fortalecer las declaraciones de las tres mujeres (v. fs. 112).

    Por último, respecto a los testimonios de C.E.E. y M.M.P., el recurrente considera que nada aportan ni quitan en pos de la credibilidad del relato de las víctimas, al no guardar sus dichos estricta relación con los hechos denunciados, mientras que las expresiones de la Casación evidenciaban ideas preconcebidas y sexistas al hacer hincapié en el hecho de que las mujeres pese a sufrir los ataques de abuso sexual permanecieron en sus funciones (v. fs. 112 vta. y 113).

    Concluye con citas de informes y sugerencias de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con relación a la Convención de Belém do Pará, y mencionó el precedente P. 125.687, sentencia de 23-X-2019 de esta Suprema Corte (v. fs. 113 vta. y 114).

  2. El señor P. General sostuvo el recurso articulado y postuló su favorable acogimiento (v. fs. 222/229).

  3. En coincidencia con ese dictamen, la impugnación prospera.

    III.1. El fallo del Tribunal Criminal n° 2 del Departamento Judicial de San Isidro, en el marco del procedimiento de juicio abreviado, encontró a M.A.K. autor penalmente responsable del delito de abuso sexual agravado por la condición de ministro de culto reconocido, el que fuera reiterado en tres oportunidades contra cada una de las tres diferentes víctimas, mujeres catequistas de su parroquia, y lo condenó a la pena de tres años de prisión -de ejecución condicional- y costas (conf. art. 119, párrs. primero, cuarto inc. "b" y último, Cód. Penal; v. copia sent. de condena, fs. 4/18).

    La materialidad ilícita tenida por acreditada fue la siguiente:

    Respecto del Hecho I: "Que en la segunda quincena de febrero del año 2015, sin poder precisar fecha exacta, el aquí imputado cura párroco de la Parroquia San José de San Isidro, M.K., abusó sexualmente de N.A.B., cuando al concluir una reunión que mantenía con la catequista mencionada y en momentos de efectuarle el saludo de despedida, sin su consentimiento la abrazó fuertemente, apretó su cuerpo contra el cuerpo de la mujer apoyándole sus genitales entre las piernas de la víctima B., como así también la besó en la boca sin su consentimiento. Hechos ocurridos en el interior de la Parroquia San José sita en Diego Palma 215 de San Isidro, más...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR