Alperovich defendió a su hijo y rechazó la acusación por la muerte de una joven

 
EXTRACTO GRATUITO

SAN MIGUEL DE TUCUMÁN.- El gobernador de Tucumán, José Alperovich, y la senadora nacional Beatriz Rojkés defendieron a su hijo Gabriel, señalado por una denuncia en la Justicia como uno de los responsables del asesinato de Paulina Lebbos, el 26 de febrero de 2006.El mandatario, en una conferencia de prensa en la Casa de Gobierno, dijo que la denuncia apareció ahora por razones políticas. "Después de siete años y cuatro meses, antes de una campaña política, se involucra a mi hijo", replicó Alperovich.Frente a la Casa de Gobierno, en tanto, se realizó anoche una marcha para exigir el esclarecimiento de la muerte de la joven tucumana. "Mi hija descansa en paz porque sabe que hay gente que está luchando por ella", dijo su padre, Alberto Lebbos, rodeado de unos 300 vecinos y familiares de víctimas de otros casos que quedaron impunes."Desde un primer momento pedí que se esclareciera el tema, pongo las manos en el fuego por mi hijo, es totalmente inocente. Ayer [por anteayer] se hizo presente ante la Justicia para ponerse a disposición. Les quiero decir a los tucumanos que se han pasado todos los límites, han usado a Paulina para hacer política", advirtió el mandatario.Lebbos había señalado a LA NACION que la denuncia la realizó en estos días porque el fiscal anterior, Carlos Albaca, no le daba garantías. Albaca tuvo a cargo la investigación hasta principios de junio. Dejó el caso tras un categórico informe de un enviado del Ministerio de Justicia de la Nación. Ahora la causa la lleva adelante Diego López Ávila, quien ordenó una serie de medidas para avanzar en una de las hipótesis del caso...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA