Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA III, 17 de Noviembre de 2020, expediente CNT 035365/2014/CA001

Fecha de Resolución17 de Noviembre de 2020
EmisorCÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA III

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA III

SENTENCIA DEFINITIVA CAUSA Nº CNT 35365/2014/CA1 “ALONSO, JUAN

MANUEL c/JUMBO RETAIL ARGENTINA S.A. Y OTROS s/ DESPIDO”.

JUZGADO N.. 49.

En la ciudad de Buenos Aires, capital de la República Argentina, a , reunidos en la S. de Acuerdos los señores miembros integrantes de este Tribunal a fin de considerar el recurso deducido contra la sentencia apelada, se procede a oír las opiniones de los presentes en el orden de sorteo practicado al efecto, resultando así la siguiente exposición de fundamentos y votación:

La D.D.C. dijo:

  1. La Juez de primera instancia, luego de evaluar las pruebas del expediente, consideró que los trabajadores contratados por Aegis Argentina SA, con vista a proporcionarlos a la empresa J. Retail Argentina SA,

    serán considerados, con fundamento en lo dispuesto por el art. 29 LCT, empleados directos de quien utilice su prestación.

    Así, resolvió declarar a J. Retail Argentina SA, como empleadora directa del accionante, y a la contratante Aegis Argentina SA, como solidaria.

    De este modo, y ante la negativa de la relación laboral,

    frente a la puntual intimación del trabajador en pos del correcto registro del vínculo,

    decidió justificado el despido indirecto, por lo que admitió la acción a su respecto.

    Frente a la sentencia, se alza en queja la codemandada Aegis Argentina SA, con sustento en su presentación de fs. 411/417, figurando la réplica de la parte actora a fs. 421/422.

    Por su lado, el perito contador, apela a fs. 409 sus honorarios, por considerarlos bajos.

  2. La codemandada centra su primer agravio, en lo que refiere “arbitrariedad de la sentencia”; cita doctrina de la CSJN en materia de arbitrariedad, y concluye en que la sentencia que apela, contiene un análisis que la hace “arbitraria a la luz de la doctrina y jurisprudencia imperantes en la materia”,

    pues la condena a pagar una suma de dinero considerable, en franca colisión con el derecho donstitucional de propiedad, de defensa en juicio, y del debido proceso.

    Fecha de firma: 17/11/2020

    Firmado por: C.G.A., SECRETARIO DE JUZGADO

    Firmado por: D.R.C., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: A.H.P., JUEZ DE CAMARA

    Insiste en la cita de precedentes del Máximo Tribunal que transcribe, y dice que las conclusiones del Sentenciante para fundar su fallo, son jurídicamente inadmisibles.

    Más aún, afirma que la sentencia tiene fundamentación aparente e inhábil, por cuanto ha prescindido el a quo de pruebas vitales,

    concernientes a hechos, actos, y circunstancias relacionadas a la Litis, y ha incurrido en arbitrariedad por omisión en la averiguación de los hechos, dado que no ha tomado las medidas conducentes para esclarecerlos, repudiando la preocupación por el valor justicia.

    Finaliza este acápite, adelantando que, como dirá

    seguidamente, la arbitrariedad del juez de grado se manifiesta en todas y cada una de sus decisiones, y que se advertirá que, “como consecuencia de su caprichosa decisión, la a quo carece de elementos suficientes para fundar sus decisiones, y por ello utiliza en todos los casos los mismos pseudo argumentos, para aparentar justificar la supuesta omisión de mi mandante en denunciar importes y montos y como consecuencia de tales supuestas falencias la automática e infundada legitimación de los dichos del actor” (ver fs. 412).

    Luego de este introito inserto como primer agravio del recurso en despacho, puedo decir que es difícil coincidir, a priori, en la existencia de la alegada arbitrariedad que se predica del fallo de primera instancia.

    N. que, en definitiva, quien ha sido indicada como empleadora directa del accionante -la codemandada J. Retail Argentina SA- ha consentido la sentencia, en tanto no la ha cuestionado en ningún punto.

    Esta circunstancia, para nada menor, no solo restaría legitimación o interés recursivo a Aegis Argentina SA al momento de evaluar quién ha sido el verdadero empleador del accionante (art. 29 LCT), sino que, a su vez,

    dejaría, en mi opinión, huérfana de sustento fáctico a la apelación (art. 116 LO).

    Sin embargo, y a todo evento, en aras de garantizar al quejoso su derecho de defensa, y atendiendo que, a partir de sus agravios,

    cuestiona su calidad de responsable solidario, procederé seguidamente a examinarlos, a fin de determinar si le asiste la razón, al apelar el análisis de lo decidido en grado anterior.

  3. Sobre las pautas antedichas, diré que en este segundo agravio se cuestiona la aplicación al sub lite de lo normado por el art. 29

    LCT.

    Para el recurrente, en estos autos se demostró que Actionline de Argentina SA (antecesora de Aegis Argentina SA), es una empresa dedicada exclusivamente al telemarketing, que brinda sus servicios a numerosas empresas, con actividades de diversa índole, en su propio establecimiento.

    Fecha de firma: 17/11/2020

    Firmado por: C.G.A., SECRETARIO DE JUZGADO

    Firmado por: D.R.C., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: A.H.P., JUEZ DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

    SALA III

    Afirma no estar constituida como empresa de servicios eventuales ante la Dirección de Empleo del Ministerio de Trabajo, por lo que no le resulta aplicable el Decreto 1694/06.

    Sostiene, que en su relación con la codemandada J. Retail Argentina SA, no estamos en presencia de “hombres de paja”, sino que ella es una empresa con un objeto social debidamente inscripto en el Registro Público de Comercio de su jurisdicción, líder en el mercado del telemarketing, y ha sido por dichas circunstancias, que ha sido elegida para vincularse por su consorte, a la luz de la normativa laboral vigente.

    Así, afirma que siempre mantuvo con J. Retail Argentina SA una contratación comercial por la que le brindó servicios, que nada tenían que ver con la actividad principal de aquélla y que, insiste, jamás implicaron fraude a la normativa.

    Indica que la parte actora relató brevemente las características de su presunto vínculo, refiriendo aparentes condiciones contractuales y peticiona sobre hechos en los que J. Retail Argentina es absolutamente ajena. Y reitera, no se han justificado en derecho las razones por las que fueron condenadas en los términos del art. 29 LCT.

    Invoca absurda la valoración efectuada en grado anterior,

    en relación con la prueba de testigos de la parte actora, pues todas las declarantes,

    dice, refieren que era Aegis Argentina SA quien daba las órdenes de trabajo,

    abonaba el sueldo, y que era en un edificio de su pertenencia donde se desempeñaban, para con un sin número de empresas a las que les prestaban servicios.

    Dice, que de la prueba testimonial que ella aportó

    (P., C. y R., puede vislumbrarse la errónea apreciación de la a quo al hacer lugar a lo dispuesto por el art. 29 LCT, ya que, de los dichos de éstos,

    surge que A. recibía órdenes del personal de Aegis; que ésta, además, le abonaba el salario, y le proporcionaba los elementos necesarios para brindar servicios.

    Transcribe los fragmentos atinentes a las declaraciones que cita, y menciona que la a quo jamás refirió en la sentencia que el actor se desempeñó para otras cuentas de Aegis Argentina SA tales como Disco y Vea,

    circunstancia que para el recurrente, torna absurda la aplicación del art. 29 LCT.

    Por estas razones, indica que se ha fallado arbitrariamente, aplicando una doctrina errónea, cuando debía haberse evaluado la cuestión, teniendo muy en cuenta la concordancia, coincidencia y razonabilidad de toda la prueba ofrecida.

    Pide, en consecuencia, que se rechacen las indemnizaciones por despido, sustitutiva del preaviso, y la integración del mes de despido.

    Fecha de firma: 17/11/2020

    Firmado por: C.G.A., SECRETARIO DE JUZGADO

    Firmado por: D.R.C., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: A.H.P., JUEZ DE CAMARA

    Dejando de lado lo que dijera supra, en el sentido de que no es posible abordar un análisis profundo de este tema, sin dejar de tener en cuenta que J. Retail Argentina SA ha dejado firme la conclusión de grado anterior que la ha considerado empleadora directa del accionante, conforme lo dispone el art. 29 LO, puedo decir que, luego de leer el fallo apelado, el recurso debería declararse, al menos en este punto, desierto (art. 116 LO).

    Ello, porque la recurrente no deja de insistir en la idea de una vinculación comercial que mantuvo con la codemandada J. Retail Argentina SA que, en definitiva, y tal como se dice en la sentencia apelada, no solo no acompañó al expediente, sino que tampoco presentó en ocasión del peritaje contable (arg. art. 386 y 477 CPCCN, cfr. fs. 335/350 y fs. 397 anteúltimo párrafo).

    Entiendo que esto solo bastaría para dar finiquito al resultado de este segmento de la queja, mas a todo evento he de señalar, que tampoco asistiría la razón al recurrente cuando afirma que la prueba de testigos acredita que A. prestó servicios, además de para J., para otras empresas (Disco y Vea).

    Primero, porque no parece reparar que cuando su propia testigo M.F.C. (fs. 269/270) habla de que el accionante era vendedor para J., Disco y “cree” que Vea, aclara que era a favor de C.,

    que “tiene a las tres cadenas de supermercados Disco, J., Vea…” (cfr. art. 456

    CPCCN y 90 LO), circunstancia que nos pone en la idea de que no había una prestación, por parte del accionante, para empresas distintas, sino para una que manejaba un mismo grupo.

    Luego, porque las pequeñas citas que transcribe a fs.

    413 primer párrafo, de los testimonios de sus testigos P., C. y R.,

    solo serían útiles para dar por válido que Aegis Argentina SA tenía un amplio abanico de empresas con las que contrataba, pero no para acreditar la prestación por parte de A., de tareas para varios contratantes de su “empleadora”.

    R., en este sentido, que de estos tres testigos que cita la recurrente (fs. 263/264, fs. 269/270 y fs. 372/373), solo C. y R. dan cuenta de que el accionante prestaba servicios para distintas empresas; y más allá de que entre ellos dos no se...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba