Las imágenes y las almas: Bioy fotógrafo, una faceta desconocida del autor fantástico

 
EXTRACTO GRATUITO

"La hipótesis de que las imágenes tengan alma parece confirmada por los efectos de mi máquina sobre las personas, los animales y los vegetales emisores", escribe Adolfo Bioy Casares en La invención de Morel.Esta novela de imaginación razonada, como la clasificó la crítica literaria, bucea en la obsesión del autor por los espejos y su afición por las luces, las sombras y las proyecciones de objetos a través de diferentes tecnologías. El relato, sobre un hombre en absoluta soledad, que busca comprender fenómenos extraños en una isla, inspiró a generaciones de distintas culturas.Los creadores de la serie Lost le rindieron homenaje a este texto y lo incorporaron a la trama como libro de cabecera de uno de los protagonistas. En esta célebre novela de 1940, Bioy Casares realiza un gran despliegue de su conocimiento sobre el proceso fotográfico -y los diversos modos de capturar imágenes-, no como el mero pasatiempo de un turista, sino como un sofisticado mecanismo de supervivencia.Bioy era un gran amante de la fotografía, una faceta hasta el presente poco conocida para sus lectores. Se dedicó a retratar con su lente, extensión de su mirada particular, a veces piadosa, en otras ocasiones mordaz, escenas de la vida cotidiana. Como se puede apreciar en esta página, adelanto de una muestra de valor incalculable que, en el marco del programa Fantástica Buenos Aires, atraerá no solamente a sus lectores, sino también a los amantes de la fotografía.El Lado de la Luz, selección de las mejores fotografías obtenidas por Adolfo Bioy Casares, se podrá ver desde el 25 de septiembre y hasta el 11 de octubre en el Centro Cultural San...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA