Allanaron Bunge por evasión fiscal

 
EXTRACTO GRATUITO

Mediante un operativo espectacular, la Justicia allanó ayer 44 oficinas de la cerealera Bunge en todo el país, a raíz de una denuncia penal de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) hecha a esta empresa por una presunta evasión tributaria agravada equivalente a un monto aproximado de 1100 millones de pesos."Detectamos que ésta y otras empresas del rubro despliegan maniobras tendientes a eludir la carga impositiva, como facturar los productos comercializados a través de filiales de países de baja tributación, cuando el destino real de los productos es otro. Así, se declaran al fisco valores inferiores a los precios de venta", explicó un informe distribuido por fuentes oficiales.Según la denuncia del organismo recaudador, la maniobra es simple. Bunge vendería los granos a su filial uruguaya, que consta de una oficina pequeña en la zona franca de Montevideo. Luego, desde esa plaza, serían destinados a los destinos de exportación de la producción, como China o la India. De esta manera, la empresa, en opinión del organismo, habría reducido sensiblemente sus pagos de Ganancias de 2007 a 2009, en un monto estimado en más de 1100 millones de pesos.A partir de estos datos, la AFIP hizo una denuncia en el juzgado federal de Río Cuarto, jurisdicción correspondiente a la sede de la administración central de la empresa. Desde este juzgado, a cargo de Carlos Ochoa, se enviaron exhortos a los juzgados competentes de las localidades en donde Bunge tiene oficinas o acopios para llevar a cabo los allanamientos.Estos, llevados a cabo por empleados judiciales, agentes de la AFIP y la Gendarmería, se produjeron en la sede porteña de la compañía, en 25 de mayo al 500; en la oficina de la firma en el edificio de la Bolsa de Rosario y en las filiales de Bahía Blanca, Córdoba, Ramallo, Quequén y San Nicolás, entre otras.Pese a sus reiterados intentos, LA NACION no logró contactarse con ningún representante de Bunge. Por otro lado, en la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara) declinaron hacer comentarios sobre el caso.Según un corredor con larga trayectoria en el mercado, que pidió que su nombre fuera mantenido en reserva, la triangulación que se atribuye a Bunge es una práctica común en el sector de las exportadoras."Normalmente, las exportadoras tienen filiales en Uruguay, Islas Caimán o Suiza. Compran el trigo a 305 dólares y lo venden a 308 dólares a otro país, pero para que no se refleje la ganancia se lo venden a...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA