Alimentos y bebidas: una industria en la que solo la yerba muestra crecimiento

 
EXTRACTO GRATUITO

Una película sobre cómo les fue a los subsectores de la industria de alimentos y bebidas en el país durante los últimos 15 años tendría una palabra como protagonista principal: "estancamiento", según las conclusiones del informe de una cámara de empresas de esta actividad. Solo una de las 13 producciones analizadas en ese informe escapa a esa realidad y es nada más ni nada menos que la yerba mate, un producto arraigado en el gusto popular argentino que, al parecer, es a "prueba de crisis".En ese film imaginario, el vino exhibe 15 años de estancamiento. Le siguen los lácteos (12 años), la harina de trigo (también 12), la carne bovina (12), el té (11), las gaseosas (10), el arroz (8) y los aceites vegetales (8), según un análisis elaborado por la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal). En tanto, entre los sectores que muestran una situación menos grave están la pesca, con un solo año de estancamiento; la carne aviar, con 3, y las bebidas espirituosas, con 5.Daniel Funes de Rioja, presidente de la Copal, explica que, para llegar a estas conclusiones, la entidad se basó en la evolución de ventas de cada subsector. "La yerba tuvo algún cimbronazo en la exportación, pero se mantiene sin estancamiento. ¿Por qué? Porque hay un consumo interno que resistió bastante la recesión", analiza el directivo.En lo que hace estrictamente a las ventas del último año, la tendencia es similar a la del período más amplio de tiempo analizado por la Copal. Según datos de la consultora Nielsen Argentina, que en algunos casos releva solo supermercados y en otros el total de los retailers, entre septiembre de 2018 y septiembre de este año se vendieron 49.716.054 kilos de yerba mate, 3,3% más que en igual período de 12 meses previo.A la hora de analizar las razones de este fenómeno, Carlos Bernárdez, director de Unidad de Negocios y Relaciones Institucionales de Establecimiento Las Marías, dice: "La yerba mate siempre resistió la crisis. La fidelidad del consumidor y el hecho de que a pesar de la inflación sigue siendo la infusión más barata hacen que su consumo no caiga".En CBSé explican que, al tratarse de un producto de la canasta básica, tiene una penetración en hogares muy alta y a un precio relativamente accesible respecto de otros productos. "Además, es un sustituto natural que contiene muchas propiedades benéficas, ya que se trata de un alimento, algo que la posiciona mejor que el resto de las infusiones", remarca Sol Orquera...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA