Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ii, 25 de Abril de 2017 (caso ALFONSO, HERNAN ARISTIDES c/ RIVOLIN HERMANOS S.R.L. s/DESPIDO)

Fecha de Resolución:25 de Abril de 2017
Emisor:Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ii
 
EXTRACTO GRATUITO

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA II SENTENCIA DEFINITIVA NRO.: 110383 EXPEDIENTE NRO.: 59939/2014 AUTOS: ALFONSO, HERNAN ARISTIDES c/ RIVOLIN HERMANOS S.R.L.

s/DESPIDO VISTO

Y CONSIDERANDO:

En la ciudad de Buenos Aires, el 25 de abril de 2017, reunidos los integrantes de la Sala II a fin de considerar los recursos deducidos en autos y para dictar sentencia definitiva en estas actuaciones, practicado el sorteo pertinente, proceden a expedirse en el orden de votación y de acuerdo con los fundamentos que se exponen a continuación.

La Dra. Graciela A. González dijo:

Contra la sentencia de la instancia anterior se alzan las partes actora y demandada a tenor de los respectivos memoriales obrantes a fs. 160/164 y 165/167.

Daré tratamiento en forma liminar a la queja que vierte el accionante quien controvierte, en primer lugar, que el Judicante de grado no hubiera tenido por acreditada la existencia de pagos sin registración y, consecuentemente, hubiera desestimado la indemnización reclamada con fundamento en el art. 1 de la ley 25.323.

Sostuvo el actor al respecto haber percibido un salario de $ 12.000, de los cuales sólo $ 7.853 constaban en el recibo y los restantes eran abonados sin registración. Negada dicha circunstancia por la empleadora, Alfonso ofreció los testimonios de Flores (fs. 100/101), Larrosa (fs. 102/106) y Kuttel (fs. 111).

Flores que dijo conocer al accionante por haber trabajado ambos para la demandada, refirió que todos cobraban igual “el blanco con recibo de sueldo y el negro siempre aparte se pagaba en una oficina del 2º piso” y los efectuaba Isabel Rivolin, mas reconoció no haber visto nunca cobrar al accionante ni aportó mayores datos relacionados con los montos percibidos de una y otra manera.

Por su parte Larrosa señaló no saber cómo le pagaban al actor pero fue, incluso, impreciso al referirse a su propia persona, en tanto indicó que “cobraba primero por banco y por sobre en efectivo y también una plata que no era por recibo”, pero sin brindar detalles que permitieran tener por probado que el demandante cobraba de igual modo.

En cuanto a Kuttel, la testigo manifestó conocer al actor por haber viajado con él por lo que nada pudo aportar respecto del salario de Alfonso.

De tal modo, pese a las argumentaciones vertidas por el accionante en su presentación recursiva, lo cierto es que los elementos de prueba aportados a la causa Fecha de firma: 25/04/2017 resultan insuficientes para tener por acreditada la existencia de pagos sin registración, lo Alta en sistema: 04/05/2017 Firmado por: GRACIELA A. GONZALEZ, JUEZ DE CAMARA Firmado por: MIGUEL ANGEL MAZA, JUEZ DE CAMARA Firmado por: MARCELO CLAUDIO FERNANDEZ, SECRETARIO INTERINO #24245154#176538001#20170426144627917 Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA II que me lleva a confirmar lo resuelto en grado tanto con relación a la forma de pago como a la desestimación de la multa que emana del art. 1 de la ley 25.323.

También controvierte el accionante que no se hubiera hecho lugar en la anterior instancia a las diferencias salariales reclamadas como consecuencia de la incorrecta categorización del vínculo. Cuestiona que el Dr. Carlos Pose hubiera considerado que no se encontraba demostrado el desempeño de Alfonso como Encargado de preimpresión, cargo superior al reconocido por la empleadora.

Conforme manifestó el demandante en el libelo de inicio, realizó

desde su ingreso tareas de copiador oficial correspondiente a la categoría 9 del CCT 60/89, pese a lo cual la demandada lo registró y abonó salarios acordes a la categoría 7. Refirió, asimismo, que a partir del año 2007 comenzó a encargarse en forma exclusiva y completa de la totalidad de las tareas de pre-impresión, debiendo para ello mantenerse en contacto con los clientes y las empresas externas que realizaban parte del producto y asistir y asesorar en forma personal y/o telefónica a los clientes, con el objetivo de culminar exitosamente la fabricación de las distintas piezas encargadas. Sostuvo que, pese a ejercer un puesto de responsabilidades y exigencias acordes a cargos superiores, la principal lo encuadró en la categoría 9 bajo el pretexto de que dicho aumento de categoría compensaba salarialmente el nuevo cargo desempeñado (así abonaba además del básico correspondiente a dicha categoría la suma de $ 6.000 comprensivo de horas extraordinarias y de las nuevas responsabilidades).

Por su parte la demandada negó las manifestaciones así vertidas y sostuvo al responder la acción que Alfonso cumplió tareas de copiador de planchas, habiéndosele abonado salarios correspondientes a la categoría 9 del CCT 60/89.

Ahora bien, Flores (fs. 100/101), que trabajó en el sector impresión de la demandada, sostuvo que Alfonso era el encargado del sector de pre-impresión –

aunque no supo decir qué categoría tenía- y que como tal era quien hablaba en forma directa con los clientes, era el primero que sabía los trabajos a realizar. También Larrosa (fs. 102/103) dijo que el actor era el que manejaba el sector de pre-impresión: hacía copia de chapas, organizaba y desglosaba el trabajo y tenía bastante conocimiento de todo. Lo llamaban de afuera y tenía bastante diálogo con los clientes y con los que le mandaban las películas.

Las declaraciones así reseñadas, analizadas conforme los dictados de la sana crítica (arts. 386 y 456...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA