Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial - Camara Comercial - Sala A, 29 de Noviembre de 2018, expediente COM 012549/2015/CA001

Fecha de Resolución:29 de Noviembre de 2018
Emisor:Camara Comercial - Sala A

Poder Judicial de la Nación En Buenos Aires, a los 29 días del mes de noviembre de dos mil dieciocho, se reúnen los Señores Jueces de Cámara en la S. de Acuerdos, con la asistencia de la Señora Secretaria de Cámara, para entender en los autos caratulados “ALEM PASCUAL

RUFINO C/ BANCO DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES s/ ORDINARIO”

(Expte. Nº 12.549/2015), originarios del Juzgado del Fuero N° 18, S.N.° 36,

en los cuales, como consecuencia del sorteo practicado de acuerdo con lo establecido por el art. 268 del CPCCN, resultó que los Sres. Jueces de esta S. deben votar en el siguiente orden: V.N.° 3, V.N.° 1 y V.N.° 2. Sólo intervienen la D.M.E.U.(.N.° 3) y el D.A.A.K.F. (V.N.° 2) por hallarse vacante el restante cargo de J. de esta S. (art. 109,

Reglamento para la Justicia Nacional).

Estudiados los autos se planteó la siguiente cuestión a resolver:

¿Es arreglada a derecho la sentencia apelada?

A la cuestión propuesta, la Señora J.a de Cámara, la Dra. M.E.U. dijo:

  1. Los hechos del caso.

    1.) En fs. 29/31 se presentó P.R.A. con patrocinio letrado, e interpuso demanda contra Banco de la Ciudad de Buenos Aires,

    reclamando la nulidad del contrato suscripto con fecha 15.09.14 -véase fs. 52- y una indemnización por la suma de $ 350.000, más intereses y costas.

    Indicó que, hacia fines de 2012, solicitó a la accionada un préstamo personal por la suma de $ 82.38,17 (sic fs. 29, el monto correcto asciende a $ 88.900

    conforme la solicitud de fs. 58/9), el cual sería descontado de sus haberes en 84

    cuotas mensuales consecutivas de $ 2.461,24, dada su condición de empleado del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (SAME, Hospital Muñiz).

    Explicó que el descuento fue practicado regularmente desde enero de 2013 hasta el mes de julio de 2014, cuando advirtió que la cuota no fue descontada.

    Ante tal situación, señaló que se comunicó con el sector de legales del banco demandado, donde -según sostuvo- le explicaron que la suspensión aludida obedeció a una deuda mantenida con la institución en concepto de tarjeta de crédito Fecha de firma: 29/11/2018 (CABAL).

    A. en sistema: 04/02/2019

    Firmado por: A.A.K.F., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.E.U., JUEZ DE CAMARA

    Firmado(ante mi) por: M.V.B., SECRETARIA DE CÁMARA

    Poder Judicial de la Nación Manifestó que, cuando informó al banco que la deuda de la tarjeta de crédito referida había sido cancelada el día 15.05.14 (desconociendo si se trataba de la misma deuda invocada para suspender el descuento de las cuotas), los comprobantes exhibidos fueron desatendidos.

    Expuso que en forma arbitraria, unilateral y desleal, sin intimación fehaciente o reclamo alguno, la entidad dio por caídas todas las cuotas abonadas desde enero de 2013 hasta julio de 2014, proponiéndole la firma de un nuevo contrato por la totalidad de la suma acordada inicialmente, más sus intereses. Reiteró

    que fueron vanos sus esfuerzos de explicar que la deuda en concepto de tarjeta de crédito se encontraba cancelada.

    Destacó que no le fue entregada una copia del nuevo contrato suscripto, en una acabada muestra de impunidad (v. fs. 29 vta.). Explicó que la entidad demandada, unilateralmente, resuelve tomar todas las operaciones en las que se registra deuda por parte de los clientes y las trata como si fueran una sola más allá

    de su origen, tratándose en el caso de una hipotética deuda de tarjeta de crédito y la derivada de un préstamo personal, “lo cual a todas luces es manifiestamente ilegal ya que el descuento de la cuota del préstamo se hacía a través del recibo de haberes y no existía deuda alguna con la tarjeta de crédito” (sic).

    Sostuvo que el banco accionado, además de aprovecharse de su ligereza y desconocimiento para hacerlo firmar un contrato netamente perjudicial a sus intereses, valiéndose de una posición más ventajosa, tampoco le entregó un ejemplar del nuevo contrato. Añadió a ello su condición de diabético y que, producto de la tensión de los momentos vividos, hallándose con un estado de hipoglucemia,

    fue obligado a suscribir un contrato engañoso y leonino.

    Solicitó entonces, se decrete la nulidad del último contrato (refinanciación) y se ordene continuar el descuento de haberes conforme el contrato originalmente suscripto.

    Explicó que la situación descripta le provocó depresión, serios problemas de salud, erogaciones innecesarias e innumerables inconvenientes en el ámbito laboral, por los que reclamó la suma de $ 350.000 en concepto de daños y perjuicios. Refirió que, incluso, fue informado como deudor moroso en los registros del VERAZ, impidiéndosele realizar Fecha de firma: 29/11/2018 cualquier transacción comercial y A. en sistema: 04/02/2019

    Firmado por: A.A.K.F., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.E.U., JUEZ DE CAMARA

    Firmado(ante mi) por: M.V.B., SECRETARIA DE CÁMARA

    Poder Judicial de la Nación permaneciendo catalogado en esa situación por, al menos, dos años.

    Fundó en derecho y ofreció prueba.

    2.) Conferido el debido traslado de ley, a fs. 60/7 se presentó Banco de la Ciudad de Buenos Aires por intermedio de letrado apoderado, y contestó la demanda articulada en su contra, solicitando su rechazo con expresa imposición de costas.

    Luego de una negativa pormenorizada de los hechos aducidos en el escrito inicial, explicó que el actor tenía contratada la tarjeta de crédito CABAL

    (cuenta N° 295559676581000) y un mutuo con retención de haberes.

    Refirió que la mora del actor en el pago del saldo en concepto de tarjeta de crédito CABAL, se extendió desde noviembre de 2013 hasta mayo de 2014, siendo que recién con fecha 15.05.14, aquél canceló la deuda mediante el pago de $ 2.048,24.

    Sostuvo que en virtud del atraso registrado en el pago descripto (más de 180 días), el actor fue informado ante el BCRA y VERAZ como deudor en situación 3.

    Expresó que, por otro lado, el Sr. A. había solicitado un préstamo personal para consumo con retención de haberes por la suma de $ 88.900 (solicitud 16.10.12), a pagar en 84 cuotas mensuales y consecutivas. Describió que los fondos se acreditaron el 25.10.12, que el importe inicial de la cuota era de $ 2.462,18 y que las cuotas fueron debidamente retenidas de sus haberes desde enero de 2013 hasta julio de 2014. Reconoció que fue abonada hasta la cuota N° 19.

    Afirmó que al caer en mora en el pago de su tarjeta de crédito, se produjo la discontinuidad de la retención de haberes (sic fs. 61 vta. in fine) y, al cesar la retención de haberes, se produjo la mora automática del préstamo.

    Reiteró que fueron los seis meses de mora lo que generó el cierre de la cuenta N° 295559676581000 (tarjeta CABAL), la caída del sistema de retención de haberes y la mora en el préstamo personal.

    Sostuvo que se trató de un hecho imputable al accionante, derivado del incumplimiento de las obligaciones contractuales contraídas con la institución.

    Destacó que, a pesar del pago de la deuda anterior (tarjeta CABAL), el Fecha de firma: 29/11/2018 actor incurrió en mora en relación al pago del préstamo, hasta el día 15.09.14 cuando A. en sistema: 04/02/2019

    Firmado por: A.A.K.F., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.E.U., JUEZ DE CAMARA

    Firmado(ante mi) por: M.V.B., SECRETARIA DE CÁMARA

    Poder Judicial de la Nación suscribió un reconocimiento de deuda y pagaré, con un plan de refinanciación de 60

    cuotas mensuales y consecutivas pagaderas desde el 15.10.14.

    Explicó que la deuda refinanciada fue actualizada con la tasa que tiene el producto en Cartera General, es decir al 38% TNA variable, al 15.09.14 y que, tras haber efectuado el descuento de todos los pagos anteriores, más una quita del 100%

    de los intereses punitorios ($ 5.844,48), arribó a un saldo consolidado de refinanciación equivalente a $ 85.024,22 más $ 720,43 de IVA (v. fs. 62 vta.).

    En cuanto a la nulidad solicitada respecto del contrato de refinanciación referido, manifestó que los fundamentos del actor eran abstractos,

    carentes de solidez y repletos de generalidades, sin mencionar siquiera, el acaecimiento de algún hecho que hubiera viciado su voluntad o consentimiento invalidando el acto.

    Destacó que no fue ofrecido un solo medio de prueba tendiente a acreditar el estado de salud del actor y la relación causal que pudiera existir entre los padecimientos alegados (hipoglucemia, a raíz de la diabetes) y la firma de la refinanciación.

    Adujo que el reclamo económico pretendido en la suma de $ 350.000,

    deviene absolutamente abstracto e improcedente en la medida que el actor no explica los rubros que conforman el referido monto. Agregó que tampoco consignó si se trata de daño material o moral, ni tampoco la justificación de la cuantía pretendida.

    Dejó planteada la pluspetición inexcusable y solicitó que se impusiesen a la parte actora las costas del proceso o, en su defecto, en el orden causado.

    Ofreció prueba y fundó en derecho.

    3.) Abierta la causa a prueba a fs. 72, se produjo la que surge de la certificación obrante a fs. 185/6 y su rectificación de fs. 188.

    4.) A fs. 203/5 y 207/16 se incorporaron en el expediente los alegatos de la parte actora y demandada, respectivamente.

  2. La sentencia apelada.

    En el fallo apelado -dictado a fs. 220/8-, la Magistrada de grado Fecha de firma: 29/11/2018acoger la demanda entablada por P. resolvió R.A. contra Banco de la A. en sistema: 04/02/2019

    Firmado por: A.A.K.F., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.E.U., JUEZ DE CAMARA

    Firmado(ante mi) por: M.V.B., SECRETARIA DE CÁMARA

    Poder Judicial de la Nación Ciudad de Buenos Aires, y en consecuencia: i) declaró la nulidad del convenio de refinanciación de deuda suscripto el día 15.09.14, ii) ordenó a la entidad bancaria dar estricto cumplimiento con el préstamo personal con retención de haberes acordado el 25.10.12, conforme el procedimiento establecido en el considerando IV, iii) y condenó al banco accionado a abonar al actor la suma de $ 30.000 (sic fs. 227 vta.)

    más los intereses devengados desde el 15.09.14 hasta el efectivo pago, a...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba