La consagración de la alegría

 
EXTRACTO GRATUITO

Una casa llena de juguetes retro, detalles de diseño y un puñado de instrumentos de colección (la joya es un banjulele Le Dominó de 1920 comprado a un coleccionista) conforman el imaginario de esta base de operaciones de La Familia de Ukeleles. Matías Martinelli y Mel Muñiz, sus integrantes fundadores, están en la cocina de la producción de esta banda independiente que fue creciendo en popularidad -paralelamente a la fascinación que despertó el pequeño instrumento icónico de Hawaii- con una propuesta que rescata géneros como el swing, el bolero, el folk y el sonido hawaiano."Creo que es una música que le puede llegar a gente de distintos palos, desde una señora de sesenta años hasta un chico punk. De hecho, nos pasa. Para una persona que nunca curtió nada de esto, de golpe escucha la banda con el sonido del ukelele y le cierra. ¿Cómo no te va a cerrar si esto le cerró a mucha gente hace cincuenta años? Era el pop de esa época", explica el fenómeno Mel Muñiz, la cantante que también integra otra orquesta hermana y de sonido vintage como Las Taradas, donde el ukelele también tiene protagonismo.Desde que Jack Johnson y Eddie Vedder de Pearl Jam incorporaron el ukelele a sus canciones, el pequeño instrumento nacido en Hawaii, derivado del cavaquinho portugués, cosechó fans en todo el mundo y está en pleno revival. "El ukelele tiene algo alegre y es muy fácil de transportar. Cualquiera que haya intentado tocar la guitarra y se frustró, entra en el ukelele y está como quiere. Con cuatro acordes tocás 180 canciones clásicas. El ukelele le da la posibilidad a cualquiera de conectarse con la música; alguien superamateur puede darse el gusto de tocar algo con esta guitarrita de cuatro cuerdas", dice Matías, que hace diez años cambió su Telecaster eléctrica por este diminuto instrumento hipnótico y alegre.En la Argentina, el ukelele prendió fuerte (el otro día cien ukelelistas se juntaron en el Planetario convocados a través de las redes sociales para un flashmob) y parte de eso se lo debe a los integrantes de La Familia de Ukeleles, que con sus aires de inocencia acústica...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA