Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala V, 15 de Mayo de 2017, expediente CNT 051249/2013/CA001

Fecha de Resolución15 de Mayo de 2017
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala V

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA V Expte. Nº CNT 51249/2013/CA1 SENTENCIA DEFINITIVA.80104 AUTOS: “ALDERETE RAMON ANTONIO C/SWISS MEDICAL ART S.A.

S/ACCIDENTE –LEY ESPECIAL”- (JUZG. Nº 76).

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, capital federal de la República Argentina, a los 15 días del mes de mayo de 2017 se reúnen los señores jueces de la Sala V, para dictar la sentencia en esta causa, quienes se expiden en el orden de votación que fue sorteado oportunamente; LA DRA. G.E.M. dijo:

1.- Contra la sentencia definitiva de fs. 134/137 se alzan las partes actora y demandada en los términos de los memoriales que lucen a fs. 145/148 y fs. 140/143 respectivamente. A. también el perito médico la regulación de sus honorarios por considerarla reducida a fs. 138.

2.- Por cuestiones de método trataré en primer término la queja de la demandada.

Recurre esta parte porque el juez de primera instancia reconoce un 23,75%

de la T.O. de incapacidad, a su entender, con un pronunciamiento dogmático sobre la base de los argumentos del perito médico.

La parte demandada en primer lugar, se agravia por una errónea valoración de la prueba médica porque –en su tesis- el daño psíquico en un 50% depende en todos los casos de circunstancias relativas a la personalidad del sujeto. Estima que el juez de grado tendría que haber admitido solamente el porcentaje de incapacidad del 22,37%

dictaminado, aplicando la teoría de la capacidad restante descartando eventualmente factores de ponderación como las dificultades para realizar tareas y la recalificación, pues tales se sostienen sobre la prueba acreditada de hechos que merecen una prueba adicional.

En el caso concreto, la experta médica concluye que “el actor presenta una incapacidad parcial y permanente del 13,5% y una incapacidad psíquica y permanente del 10%. La incapacidad de la actora tiene relación causal con el accidente que originara los presentes autos. El daño psicológico está representado por un desarrollo psíquico Reacción Vivencial Anormal Fóbica Grado II, que de acuerdo a la “Tabla de Evaluación de las incapacidades laborales y listado de enfermedad profesionales, ley 24.557, un grado de incapacidad de 10% ” (ver fs. 93/94 del informe del perito médico).

Con prescindencia del acierto o error de los criterios utilizados, la determinación del daño con relación a la pérdida concreta de capacidad de ganancia es tarea del juzgador. Por supuesto, el juzgador no puede apartarse del dictamen (como Fecha de firma: 15/05/2017 Alta en sistema: 05/07/2017 1 Firmado por: E.N.A.G., JUEZ DE CÁMARA Firmado por: L.M.D.'ARRUDA, SECRETARIO DE CAMARA Firmado por: G.E.M., JUEZ DE CÁMARA #19967399#178740427#20170515092622030 tampoco puede acatarlo como si la ciencia médica fuera capaz de establecer el daño jurídicamente mensurable) sin fundamentos.

De la lectura del informe médico acompañado (fs. 67/100) surge que el actor sufrió un accidente que le provocó a nivel psíquico una Reacción Vivencial Anormal Fóbica Grado II con un 10% de incapacidad psíquica (ver fs. 94). Demás está decir que estos trastornos, pueden incapacitar totalmente al sujeto, aún con prescindencia de cualquier consecuencia anatómica o funcional. Es decir que, el galeno especificó en su informe que el actor sufrió un accidente que pudo fragilizar su estructura psíquica de modo causal y de tipo traumático.

Hay daño psíquico cuando la afección provoca síntomas incapacitantes, como bien indica la experta médica designada de oficio. El concepto de enfermedad es, aún para la ciencia médica, dudoso. La fundamentación de origen para rechazar la configuración del daño se basa es una definición que contradice las brindadas por la OMS que abandonó la descripción de “salud” en contraposición con ausencia de enfermedad.

En este orden de ideas, tomando como punto de partida los estudios realizados y la inspección clínica invocada, surge que el accionante sufrió consecuencias de un hecho dañoso, súbito y violento, que le provocó una limitación funcional en su psiquis. Esto resulta suficiente para demostrar la presencia del agente causal de la incapacidad que padece en el porcentaje allí indicado. Así, conforme lo ha establecido reiteradamente la Corte Suprema de Justicia, en la medida en que la presunción de materialidad no se ha alegado otro agente causal que pueda aparecer como candidato a la causación del daño y que desplace por su mayor probabilidad el del accidente relatado, ha de estarse a la relación causal adecuada entre accidente y secuela.

Respecto al método de capacidad restante, es de destacar que no es aplicable a supuestos en que los distintos aspectos incapacitantes son resultado de un mismo hecho o de incapacidades que aparecen simultáneamente, ya que, cuando las incapacidades son, como en el caso contemporáneas, no corresponde utilizar este método de capacidad restante.

Asimismo, nótese que el criterio utilizado por el decreto 659/96...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR