Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Vi, 7 de Agosto de 2018, expediente CNT 052878/2014/CA001

Fecha de Resolución 7 de Agosto de 2018
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Vi

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA VI SENTENCIA DEFINITIVA Nº 71376 SALA VI Expediente Nro.: CNT 52878/2014 (Juzg. Nº 30)

AUTOS: “ALBORNOZ ADRIAN MAXIMILIANO C/ MAXGIEM S.A. Y OTRO S/

DESPIDO”

Buenos Aires, 7 de agosto de 2018.-

En la Ciudad de Buenos Aires reunidos los integrantes de la Sala VI a fin de considerar los recursos deducidos en autos y para dictar sentencia en estas actuaciones, practicando el sorteo pertinente, proceden a expedirse en el orden de votación y de acuerdo con los fundamentos que se exponen a continuación.

EL DOCTOR CARLOS POSE DIJO:

Las codemandadas vencidas apelan el fallo condenatorio cuestionando: a) la recepción de la pretensión ejercitada por entender que A. no acreditó las condiciones de trabajo denunciadas y no persiguió su recategorización (ver memorial de fs. 325/8); b) la proyección del art. 55 de la LCT al caso bajo análisis; c) la aplicación de normas sancionatorias:

arts. y ley 25.323 y 80 LCT: d) la condena de diferencias salariales; e) el reproche de responsabilidad solidaria efectuado contra INC SA en virtud de lo estipulado por el art. 30 de la LCT y f) la imposición de costas y la magnitud de los honorarios regulados.

Fecha de firma: 07/08/2018 Alta en sistema: 09/08/2018 Firmado por: G.L.C., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.A.R., JUEZ DE CAMARA Firmado por: MARINA EDITH PISACCO, PROSECRETARIA LETRADA Firmado por: C.P., JUEZ DE CAMARA #24142444#198930356#20180808145001632 Por su parte, el trabajador se agravia de que la juzgadora no haya adoptado el monto de $ 8.534 para determinar la totalidad de los créditos determinados en su beneficio, su cuestionamiento de proyecta sobre la fundamentación efectuada para reconocer determinados créditos a los que se considera acreedor por otras razones y pide la rebaja de los emolumentos fijados.

Ahora bien, el estudio de las actuaciones me convence de que los agravios empresarios deben ser receptados y que se impone una revocatoria del pronunciamiento condenatorio.

Paso a explicarme: nos encontramos ante un despido indirecto impuesto el 23 de abril de 2.014 por el trabajador, tras haber retenido tareas, con el argumento de una incorrecta inscripción registral –trabajador de medio turno- ya que según sus dichos la prestación de servicios era efectivizada de lunes a domingo en el horario de 10 a 18 horas con franco semanal los miércoles, abonándose un rédito mensual de $ 2.800 (ver escrito de inicio, fs. 7) que es lo que sirve de base para el reclamo de diferencias salariales: se argumentó que el salario devengado sería, según convenio, de $ 8.536,18. Por su parte, la empleadora negó las condiciones de trabajo denunciadas aseverando que A. prestaba servicios en horarios rotativos semanalmente de lunes a domingos de 10 a 14 o de 14 a 18 horas con un franco semanal (ver escrito de réplica, fs. 136 vta.).

Es obvio, en virtud de lo términos en que quedó trabada la litis, que corresponde al accionante acreditar la justa causa del despido indirecto y no advierto que lo haya logrado porque, si bien tres personas declaran a su favor –me refiero Fecha de firma: 07/08/2018 Alta en sistema: 09/08/2018 Firmado por: G.L.C., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.A.R., JUEZ DE CAMARA Firmado por: MARINA EDITH PISACCO, PROSECRETARIA LETRADA Firmado por: C.P., JUEZ DE CAMARA #24142444#198930356#20180808145001632 Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA VI a S., D. y S.-, sus aseveraciones son contradictorias e inverosímiles e, incluso, disonantes con la versión dada por el trabajador.

Obsérvese que S. (fs. 222) afirma que ambos, es decir tanto él como el accionante, entraban a las 8 de la mañana y se iban a las 19,00 o a las 20,00, es decir asigna al accionante una jornada laboral de once o doce horas diarias cuando lo denunciado fue de seis horas –es decir de 10 a 18-; algo similar sucede con D. (fs. 246), más prudente, quien afirma que trabajaban de 10,00 hasta las 21,00 horas y que se turnaban el franco –es decir que no tenían un día fijo a pesar que el trabajador explicó que disfrutaba de descanso invariablemente el miércoles- y Sosa (fs. 248), encargado de un edificio lindero, expresa que vió al actor trabajador un jornadas íntegras de más de ocho horas –“de la mañana a la noche”- y de lunes a sábado lo que resulta imposible porque, incluso, admite que él no trabajaba los sábados: “el dicente trabajaba de lunes a viernes” aunque aclare que eso lo sabe por la persona que lo suplantaba.

En definitiva, las aseveraciones efectuadas por los testigos no son coincidentes ni entre sí –discrepancia de la versión de S. con la de D.- ni con lo dicho por el trabajador que nunca reclamó horas extras a las que potencialmente tendría derecho según sus testigos.

Si a lo expuesto se aduna que B. y N. corroboran la versión empresaria y que no resulta aplicable la presunción del art. 55 de la LCT -el libro sueldo es llevado sin errores-

no encuentro base fáctica para un fallo condenatorio.

Fecha de firma: 07/08/2018 Alta en sistema: 09/08/2018 Firmado por: G.L.C., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.A.R., JUEZ DE CAMARA Firmado por: MARINA EDITH PISACCO, PROSECRETARIA LETRADA Firmado por: C.P., JUEZ DE CAMARA #24142444#198930356#20180808145001632 La testimonial, como cualquier otro medio técnico de prueba, debe ser valorada conforme a las reglas de la sana crítica, es decir siguiendo las reglas de la lógica y las máximas de la experiencia (arts. 386 CPCC y 456; A., “La prueba en el proceso civil”, p. 353; P. –dir-, “Derecho del Trabajo Comentado”, t. IV, p. 528; F., ”Código Procesal Civil y Comercial de la Nación”, p. 421) y, en el caso, las afirmaciones de los testigos son contradictorias entre sí y con la versión dada por el trabajador al demandar, lo que les resta todo valor convictivo (arts. 386 y 456 CPCC).

Por lo expuesto entiendo que el fallo debe ser revocado en cuanto recepto las pretensiones indemnizatorias, las sanciones pecuniarias y las diferencias salariales perseguidas.

Lo expuesto no impide que el trabajador resulte acreedor a la sanción que establece el art. 80 de la LCT y a los rubros aguinaldo devengado e indemnización por vacaciones no gozadas ya que: a) la prueba informativa corrobora que el telegrama impuesto el 2 de junio de 2.014 existió (ver fs. 239/40) y la parte empresaria no acreditó haber cumplido, en tiempo y forma, con la entrega de las certificaciones en disputa ya que las acompañadas en autos ni siquiera llegan fecha cierta y b)

tampoco acreditó el pago de los créditos vinculados con la extinción del vínculo, ni existe informe bancario que acredite su depósito en la cuenta sueldos (art. 125 LCT).

En virtud de lo anterior, tomando como referencia un mejor sueldo devengado de $3.611,72 (ver informe pericial contable, fs. 271/2, punto d, arts. 386 y 477 CPCC), entiendo que el accionante resulta acreedor a $10.835,18 ($3.611,72 x 3); $1.083,51 y $657,32...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR