Alberto Fernández, líder exitoso o héroe trágico

 
EXTRACTO GRATUITO

Es muy improbable que un año atrás, cuando lo postuló como candidato a presidente, Cristina Kirchner haya previsto que hoy Alberto Fernández rondaría niveles de aprobación del 80%. Esta popularidad sorprende más por una impresionante anomalía: gran parte de la opinión pública observa a como quien observa, allá en las alturas, al equilibrista del circo, con la respiración contenida por la posibilidad de que el más mínimo percance lo arroje hacia el abismo.El Presidente es el protagonista de un contraste. Un presente brillante que podría albergar en sus entrañas un futuro tenebroso. Los mismos que, en las encuestas, confiesan apreciarlo, temen por su propio porvenir económico. Aun cuando más del 50% confía en que el panorama general mejorará en el mediano plazo. Cualquiera de las dos caras de Fernández, la del líder exitoso o la del héroe trágico que camina hacia un nuevo 2001, podría estar inspirando el movimiento que se registra dentro del oficialismo en las últimas semanas. Un avance de los sectores más vinculados a la vicepresidenta, tanto en el terreno político como en el económico, destinado a condicionar el albedrío de Fernández. ¿Pretenden auxiliarlo ante la proximidad de una tormenta? ¿O quieren acotar su crecimiento, como quien poda a un bonsái? A los efectos prácticos, da lo mismo.Gracias a un estudio de Federico Aurelio se sabe que el mediodía que hoy disfruta el Presidente tiene pocos antecedentes. Alfonsín, en octubre de 1984, llegó a 81% de aprobación popular; Menem, en septiembre de 1989, a 85%; Kirchner tuvo una performance inédita: en febrero de 2004 tocó el 92%; en marzo de 2005, el 88%; en febrero de 2006, 87%, y en enero de 2007, 86%. La señora de Kirchner nunca alcanzó una popularidad del 80%. Por eso, al contemplar a Fernández, es posible que experimente la alegría de la maestra que se ve superada por el discípulo.La buena imagen de Fernández se debe a su conducta ante la pandemia. Una corriente general premia a los que están al frente de gobiernos en medio del trance sanitario. En los próximos días, podría agregarse otro factor. Todo indica que el Presidente podrá anunciar un acuerdo en la reestructuración de la deuda. Una novedad, ayer, aproximó ese objetivo: el fondo BlackRock, que es un gran tenedor de títulos argentinos, dejó trascender que flexibilizaría sus pretensiones. BlackRock esperaba cambiar sus bonos por otros que valieran, según el tipo de papel, 58, 62 y 68 centavos. La versión de ayer, surgida de las...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA