Alberto Fernández declaró como testigo: defendió a Cristina Kirchner y se cruzó con el fiscal

Alberto Fernández declaró frente al tribunal, pero las defensas y el fiscal participaron de la declaración por Zoom

Alberto Fernández declaró como testigo durante casi tres horas en el juicio por las irregularidades en la obra pública durante los tres gobiernos kirchneristas y defendió a la vicepresidenta, Cristina Kirchner, la principal acusada del caso. "Me llama mucho la atención lo que estamos discutiendo en este juicio", dijo el Presidente, que sostuvo que el modo en el que un gobierno reparte la obra pública es una decisión "no judiciable". A lo largo del interrogatorio, el Presidente cuestionó varias veces la acusación y, por segunda vez, declaró como testigo en una causa judicial contra la vicepresidenta.

"Hay una suerte de fantasía de que acá se juntaban dos o tres personas y decían mandémosle más plata a alguien, en los hechos es imposible que eso ocurra. Y eso es lo que me llama la atención de este juicio, a mi el decreto de procesamiento de Cristina me llamó la atención", dijo en un tramo de su declaración.

Las preguntas se las hicieron Carlos Beraldi , defensor de la vicepresidenta, que fue quien lo había ofrecido como testigo; los abogados de Lázaro Báez y Nelson Periotti, y el fiscal Diego Luciani , con quien el Presidente protagonizó los cruces más tensos a lo largo de la audiencia.

Uno de los principales conceptos de la testimonial de Fernández fue que la acusación se basa en hechos políticos "no justiciables". Esa idea no solo fue utilizada por exfuncionarios del kirchnerismo o por la propia Cristina Kirchner como argumento defensa, sino que también fue tenida en cuenta por la Justicia a la hora de definir sobre el rumbo de algunas causas judiciales, como fue el caso del Pacto con Irán, en la que se determinó que se trató de un acto de gobierno no justiciable, y la causa dólar futuro, con una conclusión similar.

En esta causa se investigan los contratos de obras públicas viales que recibió Lázaro Báez durante el kirchnerismo. Una de las hipótesis de la acusación es que se redistribuyeron partidas presupuestarias para poder asignarlas a las obras públicas que Vialidad Nacional financió en Santa Cruz. Y justamente la tarea de reasignación de las partidas presupuestarias es propia de los jefes de gabinete. Fernández dijo que como jefe de gabinete no estaba involucrado con las cuestiones de la obra pública, algo que reiteró a lo largo de la declaración, y cuestionó al fiscal Luciani cuando le fueron exhibidas partidas...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR