Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo , 30 de Junio de 2010, expediente 15.447/2006

Fecha de Resolución30 de Junio de 2010

Poder Judicial de la Nación Año del B. SENTENCIA DEFINITIVA Nº 94.769 CAUSA Nº 15.447/2006

SALA

IV. “A.F., R.M.C./ DE

PABLO S.A Y OTROS S/DESPIDO” JUZGADO Nº 30.

En la ciudad de Buenos Aires, capital de la República Argentina, a los 30 DE

JUNIO DE 2010, reunidos en la Sala de Acuerdos los señores miembros integrantes de este Tribunal, a fin de considerar el recurso interpuesto contra la sentencia apelada, se procede a oír las opiniones de los presentes en el orden de sorteo practicado al efecto, resultando así la siguiente exposición de fundamentos y votación:

El doctor H.C.G. dijo:

I) A fs. 371/379 el actor apela la sentencia de primera instancia de fs.

367/369 que rechazó la demanda. Asimismo, la Sra. Defensora Oficial y la USO OFICIAL

actora cuestionan la resolución de fs. 388 que reguló honorarios a favor de la primera a cargo de la segunda.

II) La actora se agravia, en primer lugar, del rechazo de las indemnizaciones por despido, y anticipo que, a mi juicio, le asiste razón.

En efecto, comparto el asombro que manifiesta el recurrente ante la desestimación del reclamo indemnizatorio, como así también sus apreciaciones acerca de la ostensible arbitrariedad del pronunciamiento, pues está fuera de discusión que la empleadora (DE P.S.A.) despidió a la actora mediante el telegrama transcripto a fs. 25 vta., que textualmente dice: “Informamos que prescindimos de sus servicios a partir del 25 de enero de 2005. Haberes y certificados a su disposición. Queda Ud. notificado”.

Como se ve, se trata claramente de una cesantía sin expresión de causa. Si bien en el responde la empresa adujo que despidió a la actora “por haber sido encontrada responsable de un faltante de dinero”, lo decisivo es que, como la propia demandada admitió, “dicha causa no fue expresada en el telegrama de despido” (sic, fs. 114 vta.), omisión que obsta a su consideración.

En efecto, como es harto sabido, el despido con justa causa debe comunicarse por escrito, con expresión suficientemente clara de los motivos en que se funda la ruptura del contrato (art. 243 LCT). La ausencia de invocación oportuna de las razones determinantes del despido no puede suplirse con la contestación de la demanda, pues, de aceptarse ello, se privaría al trabajador de 1

Expte. N° 15.447/2006

la posibilidad de rebatir la causal al interponer la demanda (CNAT, S.V.,

19/2/93, “S., Rosa c/ Leverny Asociados SA s/ despido”, DT 1993-B-1111).

Una cosa es la no exigencia de términos sacramentales para comunicar las razones o motivos de un despido con invocación de justa causa y otra muy distinta pretender suplir en el juicio la ausencia de toda invocación de causa en la comunicación, porque esto sería desvirtuar el sentido del régimen de nuestra legislación sobre el tema y, específicamente, prescindir de la directiva legal que contiene el art. 243 R.C.T., lo que llevaría a tratar más benévolamente al que silencia toda causal que aquél a quien, aún defectuosamente, hace alusión a ella (CNAT, S.V., 29/04/88, S.D. 41.027, “Martínez, C.A. c/ Cerámica Argital S.A.I.C.

I. s/ despido”).

De todos modos, la demandada ni siquiera ofreció prueba alguna para acreditar la causal tan superficial y extemporáneamente invocada, lo que denota la ausencia total de seriedad de su planteo.

En suma, estamos indudablemente en presencia de un despido arbitrario e intempestivo y, dado que la empleadora ni siquiera invocó haber pagado las indemnizaciones de los arts. 232, 233 y 245 de la LCT y 16 de la ley 25.561,

corresponde condenarla a abonar su importe.

Asimismo, y ante el requerimiento fehaciente de que da cuenta el telegrama reproducido a fs. 25 vta./26, procede igualmente el incremento del art.

  1. de la ley 25.323.

III) También es motivo de agravio la desestimación del reclamo de horas extras, pues –a criterio del apelante- la prueba testifical rendida acredita el extenso horario denunciado en la demanda.

La queja merece trato favorable, pues los cuatro testigos que declararon en la causa (todos ellos a propuesta de la actora, dado que la demandada no produjo prueba alguna) fueron contestes en que ALARCÓN trabajaba de lunes a sábado (y...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR