Ajuste: el Gobierno redujo fondos para las empresas públicas

 
EXTRACTO GRATUITO

Con un gobierno conformado en su mayoría por ex-CEO, el objetivo desde el comienzo de la actual administración fue hacer rentables la mayoría de las empresas públicas como una forma de bajar el déficit fiscal. Por eso las transferencias del Tesoro nacional a esas compañías se redujo del 1% del PBI en 2016 al 0,5% el año pasado, según un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), basado en información que entregó la Jefatura de Gabinete. Sin embargo, con la nueva meta ambiciosa de llegar al 1,3% de déficit fiscal primario el año que viene y al 0% en 2020, la necesidad de hacer rentables las empresas estatales tomó otra velocidad.El desafío está relacionado directamente con el aumento de tarifas, ya que las empresas públicas vinculadas a los sectores de la energía y el transporte son las que más demandan. Sin embargo, aun antes de firmar el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Gobierno logró bajar significativamente los gastos operativos de las compañías.En los primeros cinco meses del año, las transferencias de carácter económico para el financiamiento de gastos corrientes (subsidios) y de capital de empresas públicas, fondos fiduciarios y el sector privado sumaron $70.332,5 millones, lo que significó una retracción del 10,9% interanual (-$8611,1 millones), según un informe elaborado por la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP).De acuerdo con la ley 24.156, sobre administración financiera y su definición de corporaciones del Estado, hay 41 empresas estatales de propiedad total o mayoritaria. En el memorándum de políticas económicas y financieras que el Ministerio de Hacienda le envió al FMI, el Gobierno prometió: "Reduciremos las transferencias asociadas con el déficit operativo de las empresas públicas que no están relacionadas con las tarifas de servicios públicos desde su nivel actual de 0,1% del PBI en 2017 hasta casi cero en 2021".Para este año, además, el Gobierno estableció a comienzo de año reducir las transferencias a todas las empresas estatales al 0,4% del PBI. En el medio ocurrió la corrida cambiaria que derivó en la fuerte depreciación del peso, que a su vez provocó una inflación anual esperada mucho más alta. Esto complicó el objetivo del Gobierno de recortar los fondos a las empresas de energía y de transporte a través de la suba de tarifas, ya que los aumentos quedaron retrasados por la suba del precio del dólar.En...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA