Del ajuste económico al ajuste de estrategias

 
EXTRACTO GRATUITO

El http://www.lanacion.com.ar/1666601-la-falta-de-un-plan-economico

de se ha convertido en la principal variable del juego electoral. La Presidenta reveló que, con tal de llegar a 2015, es capaz de http://www.lanacion.com.ar/1666745-viene-de-tapa-no-olvidar

.

Esta resignación inaugura un nuevo cuadro político. Las medidas que el Gobierno está adoptando, a pesar de sí mismo, en el campo monetario, cambiario, laboral, fiscal o financiero, tienen un correlato en la disputa de 2015. Los primeros en advertirlo son los sectores radicalizados del kirchnerismo. Ellos temen que el proceso que comenzó con la devaluación y continúa con la suba de la tasa de interés, el recorte del salario, el reconocimiento de la inflación, el pago a Repsol, el reacercamiento al Fondo y al , y la titubeante distensión con los Estados Unidos conduzca a un último consentimiento: la candidatura presidencial de .

Scioli comparte ese diagnóstico. Y lo festeja. El oficialismo quedó instalado en la situación que él soñó en 2011. A la señora de Kirchner no le fue tan bien como para perpetuarse en el poder, pero tampoco le podría ir tan mal como para que la crisis la devore, junto a quienes se identifican con ella. Ni reelección ni naufragio: racionalización. Ésta es la apuesta de Scioli y de los demás gobernadores oficialistas cuando apoyan las decisiones económicas. Necesitan que el Gobierno sea heredable. No quieren verse en el espejo de Eduardo Angeloz, el radical que en 1989 debió representar a un oficialismo en llamas.

Scioli cifra su esperanza en la vacilante pax cambiaria de estos días. "Asesores" como Miguel Bein o Mario Blejer bendicen las medidas -las comillas se deben a que estos expertos acceden al gobernador por invitación del único economista a quien él entrega el corazón: el antiguo contador de su padre, Rafael Perelmiter, su consigliere -.

Scioli recita a toda hora el aforismo que aprendió de un viejo zorro peronista: "Podés llegar con Cristina o sin Cristina, pero no contra Cristina". Con esa consigna, él se acerca a gobernadores como el sanjuanino Gioja, el misionero Closs, el chubutense Buzzi, el mendocino Pérez, el neuquino Jorge Sapag y el riojano Beder Herrera.

También conversa con Daniel Peralta, a quien Cristina Kirchner indultó por causa de fuerza mayor: la disputa entre pingüinos llevaría a entregar la provincia, con todos sus secretos, al radical Eduardo Costa, esposo de Mariana Zuvic, denunciante de las operaciones de Lázaro Báez con la familia...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA