Otro aire: la vuelta de Delpo a la Davis y sus alcances internos

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Otros aires. Para el tenis argentino y también en la intrincada relación que tuvo Juan Martín del Potro con la Copa Davis. Históricamente, para nuestro país la Davis fue más sinónimo de controversias y miserias que de alegrías, incluso pese a las cuatro finales alcanzadas. Nada garantiza que de existir una quinta oportunidad se atrapará la esquiva Ensaladera, pero los cimientos de una nueva etapa son diferentes. Más normales. Sensatos.

Del Potro anunció ayer, desde Miami (por ESPN), que vuelve a la Copa Davis. Que está a disposición. Que aunque no pueda jugar en marzo en el debut ante Brasil porque aún está convalesciente de la tercera operación de muñeca (la segunda consecutiva en la mano izquierda), sí acompañará al grupo en la serie que se hará en Tecnópolis. Y afirma que vuelve con un deseo que suena estruendoso y poco demagógico: "Ojalá que sea por muchos años". Lo dijo con énfasis, en concordancia con el entusiasmo que manifestó por volver al ATP Tour tras la reciente intervención quirúrgica tras el paso infructuoso por Australia, donde regresó a las canchas tras 11 meses y se dio cuenta de que no estaba óptimo. No fue el Del Potro que se incomodaba ante la mención de la palabra "Davis". Ahora, ¿qué cambió? Mucho. Hasta en las formas y gestos.

Es que hubo mucho fuego cruzado. Entre jugadores, entre jugadores y capitanes, jugadores y dirigentes, capitanes y dirigentes… y dirigentes vs. dirigentes. Una mesa renga, imposible de sostenerse con firmeza. Que Del Potro regrese al equipo abre las puertas a nuevas expectativas no sólo coperas: también en la parte institucional y de desarrollo, áreas que el tandilense cuestionó. Tiene chapa para eso. Como los Ginóbili, los Scola y toda la Generación Dorada la tuvieron para remarcar que las cosas pueden hacerse mejor en la Confederación de Básquetbol.

El tema 1 era la seducción, cómo revertir la repulsa que Del Potro había acumulado hacia la Asociación Argentina de Tenis. La primera reunión se produjo en noviembre de 2014, en un hotel céntrico entre Daniel Fidalgo (vice 3° y formador de Gaby Sabatini) y Diego Gutiérrez (secretario legal) con Daniel Del Potro, padre del jugador. Ambos dirigentes representan la sangre nueva dentro de la AAT...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA