Agustín Freccero: un contador que se transformó en un visionario inmobiliario

 
EXTRACTO GRATUITO

Agustín Freccero tenía un sueño que muchos profesionales tienen: irse a vivir al campo después de jubilarse. Con eso en mente, compró un terreno de 113 hectáreas en la Ruta 2, en 1997, pero Roberto Tizado, de Tizado Propiedades, lo empujó a pensar en la idea de crear un desarrollo inmobiliario aprovechando que la autopista Buenos Aires-La Plata había dado lugar a un nuevo corredor. Y ese fue el origen de Haras del Sur I, el primero de los cinco countries que creó entre La Plata y Coronel Brandsen en los que vivirán 3000 familias.Según contó Freccero, el desarrollo de Haras del Sur I comenzó en 1998 y la venta de lotes iba muy bien hasta la crisis de 2001. "Nos costó sobrellevarla, pero luego hubo una reactivación fuerte de la construcción porque dejaban sacar el dinero que había quedado inmovilizado dentro del corralito si se compraban productos inmobiliarios. Así nació el proyecto de empresa constructora y, lo que surgió como algo tentativo, generó la necesidad de seguir creciendo", explicó. En esa época, entre 2002 y 2004, el negocio de los barrios cerrados también crecía y había aumentado el turismo interno porque el encarecimiento del dólar tornó difícil viajar al exterior.El siguiente paso fue el desarrollo de Haras del Sur II, en 2006, en un terreno de 115 hectáreas lindero que pertenecía al hermano de Freccero."La realidad es que, sin tener para nada previsto el crecimiento, ahí sí la demanda nos hizo generar la oferta. Y, una vez que terminamos con Haras II, o teníamos que parar con los desarrollos y dejar sin trabajo a la gente o había que seguir y decidimos continuar en el proyecto inmobiliario y compramos enfrente lo que es Haras III, un proyecto más importante de mil lotes que requirió otro...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA