Agustín Salvia: “El 22 por ciento de los hogares recibe algún programa social”

 
EXTRACTO GRATUITO

Hay dos argentinas funcionando a dos velocidades distintas", dice Agustín Salvia, uno de los responsables del Observatorio de la Deuda Social Argentina, de la UCA, un índice representativo de la situación económica y social actual que releva datos desde 2003.Según el investigador, durante las últimas décadas hemos vivido la paradoja de que se avanzó en una Argentina inserta en la sociedad del conocimiento, integrada a estructuras formales, con proyectos de movilidad y mayores oportunidades de progreso, mientras que también continúa viva una Argentina atravesada por la inseguridad alimentaria, la marginalidad y la pobreza estructural. Se trata de al menos un 15% de la población que acumula décadas de exclusión y que actualmente sobrevive a base de empleos de indigencia y programas sociales, sin acceso a condiciones y recursos de inclusión plena en la sociedad.Con dichos como hay que crear escuelas ricas en los barrios más pobres, Salvia se dedicó por completo desde su salida del secundario a estudiar temas relacionados con la pobreza, la indigencia, el empleo y las políticas más efectivas para lograr la equidad.En el contexto de una semana agitada en materia de informes sobre el aumento de la cantidad de habitantes en villas en la ciudad, y la cantidad de niños que viven en la pobreza en la Argentina, Salvia responde sobre los temas que conoce en profundidad.–Esta semana se publicó que la población de las villas porteñas creció 156% en los últimos 13 años; pasó de 107.422 habitantes en 2001 a 275.000 en 2013. ¿Cuál es su opinión al respecto?–No sé si esas son cifras exactas, pero es cierto que durante los últimos años ha crecido la población de los asentamientos informales en casi todos los centros urbanos del país como resultado del crecimiento demográfico interno de las villas, las presiones que generan los expulsados de las economías regionales afectadas por los cambios rurales y la ausencia de programas integrados de desarrollo urbano a escala nacional. El problema no se resuelve construyendo sólo viviendas, sino que requerimos programas integrales de urbanización con inclusión social.–¿Qué opina de los dichos sobre las villas como lugares dignos para vivir?–No es así. Si bien muchas familias viven en villas en un marco de pobreza digna, no menos cierto es que es en estos espacios donde se concentran los mayores niveles de desnutrición, adicciones, hacinamiento, insalubridad, inseguridad, deserción escolar y violencia social. Integrar las villas a la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA